Cuando pensamos en cocina ibérica, nunca faltan en nuestra hambrienta imaginación los platones llenos de delicias del mar. Nuestra imaginación no se equivoca, el Centro Castellano nos ofrece frutos del mar -y otras cosillas- llenos de sabor peninsular.

Los tres restaurantes castellanos -Centro Histórico, Camino Real y Sátelite- se distinguen en “El arte del buen comer y beber al estilo español”.

Todo el estilo del lugar nos transporta a alguna taberna salida del Quijote. Desde la madera que tapiza el ambiente hasta los candelabros que resguardan nuestra experiencia culinaria.

Uno de los distintivos del local del Centro Histórico es la antigua chimenea de leña, donde cocinan algunos de sus platillos más representativos, como el lomo de huachinango.

Con casi medio siglo de tradición, no podemos dudar del sazón del lugar. El plato estrella, como debía de ser, es la paella valenciana, que sirven en porciones generosas y deliciosas -para chuparse los dedos-.

Otros imperdibles son el lechón, los caracoles al adobo, el pecho de ternera, el espagueti con mariscos y el chamorro al horno. Pa´que no quede ningún paladar sin consentir.

Tips: Tienes para elegir entre dos pisos, en el primero se sirve a la carta y en el segundo comidas de cinco tiempos. Luego, los fines de semana cuentan con servicio de niñeras pa´que disfrutes a gusto. Finalmente, como el restaurante es muy grande, el servicio es muy rápido así que los tiempos de espera son muy cortos.

¿Qué esperas para ser cautivado por esta experiencia castellana?