Lucio, la cara nocturna de Fonda Mal Diablo

De jueves a sábado ocurre la transformación

Esta papada de cerdo con huevo, dice veeeen
Foto: Raquel del CastilloEsta papada de cerdo con huevo, dice veeeen

La Doctores está cambiando, comienza a tener vida nocturna. Al momento que nos cierren las cantinas de la zona, la alternativa es ir a Lucio 101, un espacio colaborativo. Se trata de la cara nocturna de Fonda Mal Diablo (FMD), un lugar que abrió hace menos de un año con desayunos y comida.

De jueves a sábado, cuando FMB cierra, Lucio abre con su mood de fiesta de jardín iluminados por luz neón, foquitos de colores aderezado de música ochentera. O al menos eso me tocó escuchar el día de la apertura, quien ha ido a comer a este sitio notará que el ambiente cambia por completo.

Por la noche surge Lucio
Foto: Raquel del Castillo

La carta es sencilla, se enfocan en las cervezas de Bestiario, mezcal y botanas sencillas (de cacahuates, habas, chapulines y cosas para comer con las manos y compartir). En cuanto a las chelas, hay varios estilos: Brown Lager, American Wheat, Stout añejada en roble, y la de temporada, una Pale Ale con mango.

Novedades en la carta de FMD

Al tener este nuevo proyecto, la cocina se pone las pilas para traernos cosas nuevas. Entre ellas los waffles dulces y salados, los huevos a la cacerola (al gusto), los huevos rotos que aquí preparan con queso Cotija y salchicha alemana además de mejorar la receta de los chilaquiles mayas. Un plato hermoso con salsa de achiote, chile guajillo, habanero y barbacoa que ellos mismos elaboran.

Coliflor rostizada
Foto: Fonda Mal Diablo

Al ser cocineros jóvenes, están en el proceso de experimentar. Lo último que han logrado son fermentaciones con ayuda de Bestiario. Prueba las zanahorias que han logrado con esta técnica y verás de qué se trata.

El taqueo aquí es sencillo, sobre una tortilla azul hay barbacoa con guacamole, marlin con chicharrón, pulpo con papas en salsa de cilantro con ajo. De salsa puedes pedir un extra de macha con ajo y naranja, de esas que pican, pero que no puedes parar de comer porque huele y sabe bien.

Para botanear antes de que llegue el cierre de la cocina de FMD, está el ya clásico del lugar guacamole con charales, y los chili beans, un picadillo con mucho comino, frijoles, chorizo, chiles guajillo y serrano, cebolla, ajo, cilantro y queso.