Historia Sabrosa: Gotan

El sabor casero de Argentina en el DF

Hace 20 años doña Viviana llegó a la Ciudad de México procedente de su país natal, Argentina, en donde estudió arqueología. Uno de sus sueños era conocer México; sin embargo, jamás imaginó que ese deseo le daría un giro de 180 grados a su vida pues además de enamorarse de nuestro país, también conocería el amor de pareja junto a don Juan Carlos, un economista de profesión pero con alma de chef.

Diversas circunstancias laborales llevaron a la pareja a tomar la decisión sobre su futuro, y aunque ninguno de los dos era un cocinero profesional, sí tenían un conocimiento culinario gracias a sus familias, y eso les permitió fusionar la cocina argentina con ciertos toques que le fueran agradables al paladar de los chilangos.

Así fue como en 1999, Viviana y Juan Carlos montaron un puesto en las calles de Lafragua y Plaza de la República en la colonia Tabacalera, en el cual ofrecían siete cortes a la parrilla, pastas, papas rellenas, lasagnas, agnolotis, y empanadas con cinco tipos de rellenos. 

“Al principio nos costó mucho trabajo porque la gente no asociaba la comida argentina en la calle”, recordó Viviana.

El negocio recibió el nombre de Baires, en un inicio era el típico puesto de lámina en color blanco. Sin embargo, con el tiempo le hicieron un diseño que los distinguió: lo pintaron de diferentes colores como La Boca, el barrio  tradicional de Argentina en donde las casas están pintadas de colores. 

86162Juan Carlos Grajeda y Viviana Levinsky, dueños del restaurante Gotan
Juan Carlos Grajeda y Viviana Levinsky, dueños del restaurante Gotan (Ling Sepúlveda)

El paso de Baires a Gotan

Luego de 10 años de servicio, Viviana y Juan Carlos tuvieron que dar por terminado lo que habían logrado con su changarro de especialidades argentinas. Un día gente de la Delegación Cuauhtémoc llegó para anunciarles que tenían dos días para quitar el puesto pues remozarían el Monumento a la Revolución.

“Nos agarró un ataque de llanto porque ese lugar era nuestro mundo y nuestro círculo, nos marcó un antes y un después en muchas cosas, entre ellos mi amor por México”, comentó Viviana Levinsky, dueña del restaurante.

Comenzaron desde cero. Encontraron un local en la calle de Pedro Baranda en la misma colonia Tabacalera y en junio de 2010 iniciaron otra historia aunque con el mismo espíritu de su negocio callejero. Al lugar lo bautizaron como Gotan, que cambiando el orden de las sílabas significa Tango: go-tan-go-tan.

“Hace poco más de 100 años, la gente en Buenos Aires decía las palabras al revés para que los adinerados y aristócratas no entendieran lo que hablaban, y con este nombre quisimos homenajear esa ocurrencia”, mencionó Viviana.

El menú está dividido en: empanadas, entradas, ensaladas, guarniciones, milanesas argentinas, pastas, cortes y postres. Las porciones son abundantes, así que considerando el hambre se pueden pedir los platillos de manera individual o para compartir al centro.

Para abrir el apetito, se debe ordenar alguna de sus empanadas. La masa la hacen diariamente en el lugar sin conservadores y tienen rellenos como la de carne molida de res con especias argentinas y pasas maceradas.

De sus cortes a la parrilla hay pedir el medallón de filete mignon bañado con salsa de roquefort y acompañado con higo caramelizado, flor de calabaza y betabel; o si llevas más hambre el asado de tira que es un gran hueso con pedazos de carne suave y jugosita.

Y como siempre hay espacio para el postre, no hay que perderse el postre italiano de La Nonna, llamado así en honor a la abuela de Viviana, que es una tartaleta de mascarpone hecho en casa con mousse de limón, almendras tostadas, caramelo y confit de naranja. 

86163Postre italiano de La Nonna del restaurante Gotan
Postre italiano de La Nonna del restaurante Gotan (Ling Sepúlveda)

Las anécdotas

Cuando tenían el puesto, Viviana y Juan Carlos tenían clara una cosa: sería un lugar con platillos bien hechos y a precios económicos para que bien se pudiera sentar un obrero o “alguien trajeado”.

De ahí que una de las anécdotas que más recuerdan es cuando lograron su objetivo pues un día al puesto llegó Alberto, un albañil que trabajaba en la construcción de los edificios de Paseo de la Reforma, y Óscar Elías Calles, senador de la República en ese entonces.

“Fue uno de los momentos más increíbles porque Alberto llegó, se quitó el casco y empezó a comer a lado de este senador que era nieto del ex presidente Plutarco Elías Calles e iba con sus guaruras”, finalizó.

*En abril inaugurarán el Gotan del Centro (Revillagigedo 18, Centro) en donde además tendrán menú ejecutivo de cuatro tiempos a la hora de la comida y funciones de tango los viernes y sábados.

Gotan
Pedro Baranda 17, Tabacalera
5535 2136
lun-vie 13-22 h, sáb 14-22:30 h
$ promedio: 300, efectivo

Checa más información en Sabores Modelo.