Cosas que no sabías de la Stevia

El endulzante 100 por ciento natural

VÍA@Gynna_H
Especial

¿Qué es la stevia?

Es una planta que proviene de la familia de los girasoles y es originaria de América del Sur. Se consumió por primera vez hace 200 años en Paraguay, Uruguay, Argentina y partes de Brasil para endulzar bebidas o simplemente la masticaban por su sabor dulce. El primer uso comercial de la stevia como endulzante fue hace 40 años en Japón.

Dulzor

El extracto purificado de la stevia puede contener uno o varios glicósidos de esteviol. Uno de los que más abunda es el Rebaudiósido A (Reb-A), el cual puede ser hasta 200-300 veces más dulce que el azúcar.

Medio ambiente

Su cultivo y producción son sustentables, requieren menos agua, tierra y energía que cualquier otro endulzante de origen natural.

Sobrepeso

La stevia ofrece un sabor naturalmente dulce, sin calorías, que contribuye a tener un estilo de vida saludable. Los  glicósidos de esteviol  se  absorben  muy  poco en el cuerpo.  A  través  de  una  serie  de  procesos digestivos  se  degradan  en  un compuesto conocido como  glucorónido  de  esteviol, el cual se elimina  a  través  de  la  orina, sin  impactos  calóricos significativos. Es por eso que su uso es recomendado para combatir el sobrepeso y la obesidad.

Diabetes

La stevia contiene un índice glicémico cero, esto quiere decir que su consumo es apropiado para personas con diabetes pues no tiene efectos sobre el nivel de azúcar en sangre. Incluso, puede ayudar a moderar los niveles de glucosa e insulina en la sangre.

Dentadura

A diferencia del azúcar, la stevia no daña la dentadura a pesar de las altas concentraciones de glicósidos de esteviol. De hecho, éstos son compatibles con el fluoruro e inhiben notablemente el desarrollo de la placa dental, es por eso que la stevia podría ayudar a prevenir las caries.

Impacto comercial

Actualmente la stevia es utilizada por grandes fabricantes de alimentos y bebidas, y es por eso que  ya la puedes encontrar en refrescos, tés, jugos, yogures, barras de cereal y productos horneados, aderezos de ensalada, bebidas alcohólicas y gomas de mascar.

Cocina

Es compatible con los productos lácteos y ácidos de frutas, y se puede usar principalmente en las pastelerías.

A continuación te dejamos algunas recetas para que te animes a cocinar con stevia:

Chocolate caliente con especias (para 1 porción)

Ingredientes:

2 cucharadas de cacao en polvo

1 paquete de stevia (o más si es su gusto)

1 pizca de jengibre molido

1 pizca de canela

1 pizca de sal

1 taza de agua caliente o leche de soya o de almendras

Par decorar:

1 pizca de nuez moscada

1 cucharada de crema batida bajas en calorías

2 cucharadas de trozos muy pequeños de chocolate

Preparación:

En una taza grande individual mezcla el cacao, la stevia, la canela, el jengibre y la sal. Añade agua caliente y revuelve hasta obtener la consistencia de jarabe de chocolate. Después agrega la leche y revuelve. Coloca en el microondas durante 1 minuto 30 segundos hasta que esté caliente. Adorna con las decoraciones sugeridas.

Granizado de fresa (para 8 porciones/tamaño de la porción: 1/2 taza)

Ingredientes:

1 taza de agua

1/4 taza de stevia

1/4 taza de azúcar

2 cucharadas de jugo de limón

3 tazas de fresas

Preparación:

Pon el agua a calentar a una temperatura media en una cacerola pequeña hasta que esté caliente (pero sin hervir). Agrega la stevia, el azúcar y el jugo de limón. Deja enfriar a temperatura ambiente. Haz un puré con las fresas utilizando una licuadora. Vierte lentamente el jarabe de azúcar con stevia y mezcla bien. Agrega el puré de fresas a un molde para hornear y colócalo en el congelador durante 20 minutos.

Usa un tenedor para raspar las secciones congeladas desde la orilla hacia el centro del molde. Vuelve a colocar la mezcla en el congelador durante otros 20 minutos. Vuelve a raspar el puré de fresas. Repite este procedimiento cada 20 minutos hasta que el líquido congelado se transforme en cristales hojaldrados y adquiera una consistencia similar a la de un sorbete.

Cubre y coloca en el refrigerador hasta el momento de servir (el hielo comienza a derretirse de 45 a 60 minutos). Para servir, raspe la mezcla y colócala en platos de postre individuales.

Toda la información fue proporcionada por el Global Stevia Institute. Para más información, visita la página http://www.globalsteviainstitute.com/