La esquinita más che

Una historia sabrosa: Argentinísima

VÍA@alinetnn
Google maps

Desde que llegas a la esquina ves gente formada, esperando su turno. Sabemos, por lo que se dice, que cuando un lugar está lleno de comensales es porque lo que sirven ahí está bueno. Primero son quienes esperan, después el olor es el que atrapa: carne, pan, condimentos; finalmente, el nombre: Argentinísima.

El lugar es pequeño, está ubicado en la esquina de Tamaulipas y Benjamín Hill, lejos del corazón de la Condesa, lo que lo hace aún más atractivo. Fue fundado en 1978, año en que cerca de ahí sólo se encontraba el cine Bella Época y algunas panaderías. Hoy la librería del Fondo de Cultura Económica Rosario Castellanos, la cantina La Nacional de la Condesa y otros locales comerciales lo escoltan.

Lo que hace diferente a este restaurante argentino es su sabor casero. La fundadora, Irma López Ferrero, era ama de casa y madre de familia, por eso no resulta raro que las recetas conserven ese sabor de hogar. A doña irma le encantaba cocinar de todo. La carta se ha mantenido a lo largo de los años como ella la creó. A pesar de que ella ya falleció, su esposo conservó el restaurante, hasta que igual murió. Hoy en día las tres hijas se encargan de Argentinísima.

Las recetas son tradicionales argentinas y originales que vienen desde la abuela.

A lo largo de los años han salido muchas oportunidades, propuestas para hacer más grande el restaurante o crear franquicias, que las tres hermanas han decidido ignorar. El encanto de este pequeño lugar es justamente su tamaño, su ambiente antiguo, la limpieza y lo bien conservado que está (todo sigue como estaba antes, además de unas cuantas pintadas de pared).

Su especialidad es el pollo deshuesado relleno. El menú sigue igual, entonces la comida sabe a lo mismo. Por eso mucha gente regresa. Es como un viaje nostálgico a una comida en casa de tu abuela, sólo que con comida argentina. El ambiente es muy familiar. La gente ya se conoce. Y como son muy pocos los que trabajan ahí, y ellos también llevan tantos años, hasta el trabajo en cocina es muy íntimo.

Al entrar, inmediatamente hueles y ves lo que se está cocinando, ya que la cocina es abierta, y esto hace que se te antoje todavía más. Todo se cocina ahí mismo y en el momento. Esto nada más subraya ese elemento casero y familiar que tanto te invita a probar los platillos argentinos.  

Su comida es a la carta, y esta no incluye vino sólo refrescos y cervezas.

Argentinísima
Tamaulipas esquina con General Benajim Hill, Condesa
Lun a Dom de 1:00 pm a 6:00 pm