Aeroporteños: Lejanos pero sabrosos

La guía de tacos

El Pastorcito (alias Los Boturini): Este lugar dejó de ser una tradición para convertirse en un mandamiento-post-concierto: está a unos cinco minutos del Foro Sol y del Palacio de los Deportes. No es nada extraño que después de un show, decenas de fans se lancen en caravana hacia este lugar bajo las siguientes instrucciones: «Está en una esquina con lonas amarillas, tres trompotes de carne y la caricatura de un norteño». El logo, de un hombre con los brazos abiertos y la vestimenta de un integrante de Bronco, es la caricatura de Don Ray el dueño de esta taquería, famosa por al sabor único de sus tacos. El pastor es jugoso y asado, y las tortillas, sólo don Ray sabe cómo. están a punto medio entre suavecitas y doradas, se doblan con facilidad pero resisten el peso de la carne. Son inquebrantables. Recomendación personal: la gringa.
Especialidad: En el nombre lleva el pecado (glotón y suculento): los tacos al pastor son su epítome culinaria. Si tienes ganas de más: el alambre de res o pollo —gigante, para cuatro personas— y los tacos de tripa te van a coquetear. Acepta su cortejo y disfrútalos.
Precio:  por taco Pastor, $11
Salsómetro: En cada una de las mesas hay opciones de colores y sabores: comienza con el suculento guacamole, la especialidad de la casa, que además de picosito tiene una consistencia cremosa. Lo verás en grandes molcajetes en forma de cerdito. Después prueba el pico de gallo, o la salsa de chipotle. Ya si quieres castigar a tu lengua te damos un reto: ponle a tu taco la mezcla atómica de habanero, manzano, cebolla y piña. A ver si eres muy salsa.
Ubicación: Lorenzo Boturini 4503, colonia Lorenzo Boutorini, 5764 1185, vie a sáb 15 a 5:30hrs, dom a jue 15 a 3:30hrs


Los abogados:
Olvídate de litigios, jueces, corbatas y trajes, lo que aquí sobra es la lengua —tal vez de ahí el bautizo a esta taquería—. Para el goloso que todos llevamos dentro, cada taco está tan bien servido que la carne (lengua) se desborda y cae sobre tu plato. Y para los que le tienen miedo a todo lo que no es maciza, anímense, si no lo piensa uno es como jamón. Además de la lengua, el suadero, surtida y sesos son el manjar que tú mismo verás servidito, ya que tienes que ir a la parrilla y ahí pides tus tacos (así es la tradición o bueno, puedes esperar al mesero… pero no es lo mismo).
Especialidad: Vísceras. En torta. Las teleras calientitas siempre se agradecen.
Precio:  por taco pastor, $7
Salsómetro: Como México en los penales: puras fallas. Hay una sola salsa, y si bien tiene la mezcla perfecta entre picazón y aderezo para la carne; hay que ser sinceros, cuando se trata de tacos, una salsa nunca es suficiente.
Ubicación: En las afueras del metro Oceanía. Sin número. Sin teléfono.