8. Las sobras y otros monstruos

Rachel Bernardette /Flickr

Antes de contarles las peripecias
de la semana, quiero hacerles una cordial invitación a que propongan
y nos cuenten sus propias experiencias en la sección de comentarios.
Si han intentado algún platillo, si quieren que aprenda a hacer alguno
en especial, etc. Es importante para mí saber del resto de los chefs
de noche que rondan la capital chilanga.  

Ahora si… a lo que me truje,
Chencha. 

Estaba metida hasta los talones
en los recovecos del refri buscando qué hacer con todo lo que estaba
por caducar. Me di cuenta que lo que menos se usa y estaba más próximo
a su fecha de expiración eran los vegetales.

En verdad hubo que dar sepulcro
a un jitomate con honguito y pelar las calabacitas, por aquello de que
les daba el aire y se pusieron negras.

Y ahí seguía yo… pensando
qué hacer con los vegetales cuasi-putrefactos de la nevera.

Después de mucho pensar, hice
lo que siempre hago cuando no sè que hacer:

Cuadrito de mantequilla al sartén, cebollita picada, sal, pimienta y que dios nos agarre confesados.

 

La verdad no estuvo tan cabrón…
me acordé que hay cosas que siempre he querido preparar y nunca me
atrevo. También pensé en todos los momentos en los que me he acobardado
frente a la estufa y me pregunté por un segundo: ¿A qué le temes,
mariquita? Y aunque encontré un sinfín de respuestas, la verdad es
que le temo a lo que todos… lo desconocido, la incertidumbre, el fracaso…
Imaginen el horror de que no te chuleen el plato. Pues ni modo… será
el diablo, pero por fin me quité los pretextos de encima y me dispuse
a la experimentación una vez más.

Una lasaña vegetariana. Ahí 
les va la receta… y aunque algunos ingredientes si fueron adquiridos
para esta ocasión, la mayoría estaba esperándome en el refri desde
hace un par de semanas. 

Para hacer una lasaña medianita
necesitan:

* 4 Calabacitas picadas en cubos
medianos

* 4 jitomates medianos picados
en cubos medianos

* 1/5 de barra de mantequilla
sin sal

* Sal y pimienta al gusto

* Albahaca (yo uso la del especiero)

* ½ cebolla picada chiquita

* 1 berenjena mediana picada en
cubos

* Champiñones al gusto picados
en cubos

* 1 paquete de pasta para lasaña

* Queso ricotta (necesitan bastante),
mozarella (del que viene rallado en bolsa)y parmesano (recuerden que
NUNCA recomiendo el verde de bote… SIEMPRE el rallado en bolsa) 

Lo que tienen que hacer es:

1. Precalentar el horno a 420
grados.

2. En un sartén, poner la mantequilla
hasta que se derrita. Una vez derretida, poner la cebolla con sal y
pimienta. Dejar la cebolla saltear (ya habíamos quedado que es hasta
que se ponga transparentita).

3. Agregar las calabacitas picadas
y revolver constantemente con la cebolla. En algún momento, aproximadamente
5 minutos después de ponerlas se empezarán a broncear. Ésa es la
clave para saber cuándo agregar la berenjena.

4. A la berenjena le pasa algo
similar a las calabacitas, comienzan a cambiar su color y se ven un
poco más cafecitas. Es ahí cuando agregan los champiñones, que
harán exactamente lo mismo que las berenjenas y las calabacitas.

5. Ya que sus vegetales están
todos cocinados, le agregamos el jitomate. Es importante en este punto
agregar un poco más de sal y pimienta, así como la albahaca y
revolver y revolver. Tienen que monitorear que el jitomate comience
a pintar todo hasta que esté a punto de hacer una pasta tipo salsa.
Justo en ese momento hay que quitar el sartén del fuego.

6. Bajar el horno a 250 grados.

7. Su relleno está listo.

8. Para montar la lasaña hay
que colocar una capa de lajas de pasta, una de vegetales espolvoreada
con el queso parmesano, una de pasta, una de queso ricotta y mozarella
y así sucesivamente hasta que lleguen al tope de su refractario. El
piso de hasta arriba debe ser todo el queso mozarella que quepa sin
tirarse.

9. Meter la lasaña al horno y
monitorear. Yo no les puedo dar un tiempo exacto de cocción pero aproximadamente
a los 20 minutos el queso comenzará a burbujear y a tomar un color
doradito. Es entonces cuando hay que sacarla.

10. Es importante que para servirla
esperen un momento a que se enfríe un poco para que no se rompa. 

Recomiendo un vinito y buena compañía
para acompañar su nuevo platillo.