Va porque va

Antes de terminar, volvamos a La Malinche. Un día después de la entrada de los granaderos, el diario La Jornada consignó que «habitantes del andador Durazno y callejón La Malinche quedaron dentro del cerco. Los policías no los dejaron ni entrar ni salir de éste por varias horas». También que «el director general de la Secretaría de Obras, Alfredo Hernández, literalmente utilizó el escudo de un granadero como escritorio para analizar un plano». Los habitantes de
La Malinche saltan entre los escombros de sus casas mientras la tierra se va aplanando para la obra, aun cuando los estudios topográficos apenas están en curso. Esto, de acuerdo con el GDF, no es motivo para detener la obra, aunque no haya certeza de cómo impactará a los inmuebles, y a las áreas verdes.

De acuerdo con el GDF, no es motivo para detener la obra, aunque no haya certeza de cómo impactará a los inmuebles, y a las áreas verdes.

Marcelo Ebrard sigue declarando, como desde el primer día, que la Supervía «va porque va». La nueva vialidad tiene luz verde absoluta; a pesar de protestas y críticas, será construida.

Hagamos un pequeño epílogo. Vayamos al parque de La Loma –por el cual pasará un túnel de La Malinche hasta Luis Cabrera–, donde se resarcirá parte del daño ecológico de la obra. El parque fue declarado el 20 de abril de 2010 Reserva Ecológica Protegida, según lo indica una placa sobre un obelisco, pocos días después de que se le diera luz verde a la Supervía. No se puede decir mucho más de La Loma, y hay una buena razón para ello: al intentar tomar una fotografía de los viveros donde se restituirán parte de los árboles talados por la obra, cinco granaderos se acercaron a paso veloz para escoltarnos a la salida. A la reserva ecológica, destinada a que los niños jueguen y los árboles crezcan, no se permite la entrada a reporteros.

33715Superv
Superv (Fotos: Carlos Aranda)

La precuela

El antecedente directo de la Supervía es Santa Fe, nuestro actual distrito de negocios. Aquí, los pros y los contras:

• Se rehabilitaron –y adquieron mucho valor– terrenos que antes eran basureros y cuyo precio era muy bajo, pero que eran cercanos a zonas como Bosques de las Lomas.
• Como consecuencia se urbanizó buena parte de esa zona de Cuajimalpa, que entonces era de las delegaciones con más áreas verdes del DF.
• En 1997 se declaró suelo de conservación a buena parte de Santa Fe; del total del suelo protegido sólo permanece sin urbanizar 65%. La mayoría de las invasiones ya fueron regularizadas.

En el mundo

• La remoción de vías elevadas ha sido una tendencia en los últimos 30 años en San Francisco, Nueva York y París.
• El Cheonggye Freeway de Seúl fue construido en los años setenta sobre el río del mismo nombre. Para el año 2000, era una de las vías más congestionadas, ruidosas y contaminadas de la ciudad. La vía se removió, se recuperó el río y se desarrolló un sistema de transporte público efectivo.
• La vida útil promedio de una autopista urbana es de 20 años.