Ruinas circulares al sur de la ciudad

Fin de semana en Cuicuilco

Getty Images

Después de visitar el museo y leer un poco, te das cuenta de que el paisaje desértico que ahora enmarca las ruinas circulares de Cuicuilco no sólo son resultado del cambio climático: la lava del volcán Xitle, ubicado cerca del Ajusco, que hizo erupción en el año 400 d.C., también contribuyó. Este famoso cráter al sur de la ciudad sepultó lo que quedaba de aquella civilización, aunque en aquel momento Cuicuilco se encontraba casi abandonado por sus pobladores.

La Pirámide de Cuicuilco es una de las pocas zonas arqueológicas que aún pueden visitarse dentro de la Ciudad de México. De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en Cuicuilco se han encontrado las representaciones más tempranas del Dios Viejo del Fuego. Otras investigaciones indican que en ese lugar pudieron darse los primeros pasos en el establecimiento de un calendario basado en la observación del movimiento el sol; principalmente en su desplazamiento sobre el horizonte oriente a lo largo del año.

¿Por qué vale la pena visitarlo? Existen leyendas misteriosas e interesantes alrededor de estos vestigios. Hay quienes han relacionado la forma circular de este centro ceremonial con visitas extraterrestres. Otros valoran el hecho de que éste es el único edificio con esta forma que hoy en día se conserva de las civilizaciones mesoamericanas. Su importancia arqueológica también viene de que durante las primeras excavaciones se hallaron algunas figurillas femeninas parecidas a las encontradas en yacimientos europeos del paleolítico. Asimismo se descubrieron esculturas con cascos y escafandras, y la de un ser con barba.

Otro dato interesante es que el geólogo George Hyde, uno de los primeros especialistas que trabajó en estas ruinas en la época en que fueron descubiertas, realizó análisis de la lava que mostraron que el sitio tenía por lo menos siete mil años de edad. Este dato demostraría que Cuicuilco es dos mil años más vieja que la pirámide de Keops. Sin embargo, los resultados de la investigación fueron refutados por algunos arqueólogos y desechados, aunque hay especialistas que aún piensan en esta posibilidad.

Cuando visites Cuicuilco ve preparado para caminar en terreno desértico y no olvides llevar agua. Aunque la zona invita a sacar el espíritu aventurero y atreverse a explorar las zonas escarpadas, no te salgas de las rutas señaladas: Cuicuilco es también una reserva ecológica. Ojo, existen especies endémicas, como víboras de cascabel, alacranes, arañas viuda negra y otros animalitos de no muy buena reputación.

La sazón del sur

Después de una buena caminata en pleno terreno desértico, y de haberte puesto en contacto espiritual con tus ancestros, ¿qué te parece ir a comer algo delicioso y muy orgánico? Uno de los sitios que te recomendamos es La Casa del Pan Papalotl. Este lugar inició como panadería artesanal e integral pero ahora ya brinda una gran variedad de platillos vegetarianos y orgánicos. Se encuentra ubicada al pie de la zona arqueológica y desde su terraza se puede ver una de las pirámides.

Parque Ecológico de Loreto y Peña Pobre.
Av. San Fernando No. 765 local 4A Col. Peña Pobre, Tlalpan.
Tel: 5528 2041

Hongos para chuparse los dedos

Otro restaurante muy acorde con tu visita esta zona arqueológica es Flor y Canto. Especializado en cocina mexicana contemporánea, retoma recetas ancestrales para convertirlas en modernos homenajes al sabor y a los aromas de los platillos prehispánicos. Para abrir el apetito, un imperdible es el Sarape mexica, una combinación casi alucinógena: hongos, zetas y huitlacoche montados en una fina capa de crepa de maíz y gratinados con manchego sobre salsa poblana.

Flor y Canto
Av. San Fernando No.649A, Col. Peña Pobre, Tlalpan.
Tel: 5666-1400

¿Alguien dijo ‘Cebada’?

Después de la aventura desértica la sed es mucha, ¿qué te parece ir a la Beer Factory de Plaza Cuicuilco? Ya que andas por allí, y como tu apetito no ha perdido lo internacional, come en el Piantao, un lugar donde la gastronomía argentina se aleja del estereotipo de gauchos y tangos para proponer nuevas formas de saborear platillos de la Pampa.

Piantao
Av. San Fernando 649 (Plaza Cuicuilco)
Col. Peña Pobre, Tlalpan.
Tel: 5424 0012

Zona arqueológica Cuicuilco

Av insurgentes sur s/n Col. Isidro Fabela, C.P. 14030, Tlalpan.
Estación del metrobús Villa olímpica.
Tel: 5606 9758 / 5171 5004.
Horario: 9:00 a 17:00.
Entrada gratuita.
Estacionamiento.