¿Realmente tuvo una noche triste Hernán Cortés en este árbol?

Cómo sobrevive 500 años después

El símbolo de la estación del Metro Popotla es un árbol, el cual es la representación de un ahuehuete conocido como “el Árbol de la Noche Triste” que se encuentra a unos metros de ahí.
 
En realidad se encuentra un poco más cerca del Metro Cuitláhuac, sobre la Calzada México Tacuba, a unos metros de donde inicia la avenida Mariano Escobedo; y aunque es un lugar desconocido por millones de chilangos, es la representación de uno de los pasajes más importantes de la historia de la Ciudad de México.
 
Recordemos la historia del Árbol de la Noche Triste, la cual también tiene un aderezo de leyenda y mito.

La leyenda

En noviembre de 1519, Hernán Cortés y su ejército entraron a Tenochtitlán y tomaron prisionero al emperador mexica en turno, Moctezuma II, a quien posteriormente, con ayuda de los Tlaxcaltecas y Totonacas, matarían junto con otros centenares de mexicas durante una celebración religiosa, capítulo que aparece en los libros de historia como “la matanza del Templo Mayor”.
 
Días después, los mexicas eligieron a Cuitláhuac como nuevo emperador quien, antes de morir de viruela, desplegó a sus tropas y a las de otros pueblos vecinos que eran sus aliados para combatir a los invasores españoles que se encontraban en Tenochtitlán.
 
Todo esto provocó semanas enteras de combates entre indígenas y españoles, hasta que la noche del 30 de junio de 1520, los españoles no soportaron más y decidieron huir sigilosamente de Tenochtitlán a través del camino hacia Tacuba, lo que hoy es la vialidad que corre del Centro Histórico hasta la Calzada México Tacuba (y que es la calle más antigua del Continente Americano).
 
Sin embargo, los mexicas se dieron cuenta de que los españoles querían escapar y los emboscaron a bordo de canoas —el camino, recordemos, se encontraba sobre la laguna del Valle de México—, dando inicio a una batalla en la que prácticamente masacraron a los españoles, especialmente porque, cuentan las crónicas de la época, llevaban pesadas armaduras que hicieron que murieran ahogados al caer al agua.
 
Se dice también que los españoles huían con el llamado “tesoro de Moctezuma”, por lo que muchos de ellos murieron debido a que no querían soltar los lingotes de oro y las joyas que llevaban como botín.
 
El caso es que las tropas de Cortés sufrieron tremendas bajas, y los sobrevivientes lograron escapar continuando su camino hacia Tacuba.
 
Por cierto, uno de los tramos de ese camino, hoy se llama Puente de Alvarado, debido a que Pedro de Alvarado, uno de los comandantes de Hernán Cortés, cruzó por ahí durante la huída para evitar ser presa del embate mexica.
 
Los sobreviviente alcanzaron a llegar a los rumbos de Popotla, donde Hernán Cortés encontró un enorme árbol en el que decidió descansar, y al ver cómo iban llegando sus hombres heridos, descubriendo las tremendas bajas que había sufrido su ejército, se puso a llorar por su derrota.
 
Aunque al año siguiente, el 13 de agosto de 1521, derrotaría al imperio azteca, esa noche Cortés era el perdedor, por lo que a ese capítulo en el que lloró bajo ese árbol se le llamó “la Noche Triste”.
 
102041arbolnochetriste1
arbolnochetriste1 (Carlos Tomasini)

Mito o realidad

Las crónicas escritas después de la conquista y durante el periodo de la Nueva España nunca hablan de un árbol en el que haya llorado Cortés, lo cual se menciona hasta mediados del siglo 19, después de que México lograra su independencia.
 
Así que muchos historiadores aseguran que el símbolo de “el Árbol de la Noche Triste” es solamente una leyenda para desprestigiar a los españoles y enaltecer el sentimiento patriótico nacional.
 
Hay otros que dicen que el punto exacto en el que Cortés se dio cuenta de su derrota de esa noche es donde hoy se encuentra la parroquia de San Hipólito, a la altura de Paseo de la Reforma —sí, donde cada mes miles de chilangos celebran a San Judas Tadeo)—

Los daños

Para algunos grupos extremos, el Árbol de la Noche Triste se trata de algo así como un símbolo de la opresión de los pueblos indígenas, por lo que durante décadas ha tenido a sus retractores, y en 1972 y 1981 fue incendiado intencionalmente.
 
Esto provocó que este ahuehuete, que en náhuatl significa “árbol viejo de agua” o “árbol que nunca envejece”, pasara de ser un imponente árbol de 6 metros de diámetro por 10 de altura a un triste tronco quemado que es actualmente.

Su conservación

Aunque no se sepa bien si se trata de una simple leyenda, este árbol es un monumento histórico de la Ciudad de México, y en diversas ocasiones ha sido rehabilitado. Hoy, el lugar se encuentra en más o menos buen estado, aunque de repente se instalan a su lado puestos de comida oaxaqueña o es víctima de algunos grafiteros.
 
Inclusive, la zona en la que se encuentra, en el barrio de Popotla, unos metros antes del inicio del barrio de Tacuba, es una de las áreas de la Ciudad de México que han cambiado muy poco en los últimos años y que todavía lucen de manera muy similar a como estaban, por lo menos, a mediados del siglo pasado.
 
Recientemente, a un grupo de vecinos les pareció que el nombre de “Árbol de la Noche Triste” era un poco, digamos, deprimente, por lo que impulsaron una iniciativa para llamarle “Árbol de la Noche Victoriosa” (es decir, que no conmemora la derrota de Cortés, sino el triunfo de los mexicas) e, inclusive, junto a él hay un centro cultural que lleva ese nombre.

En la actualidad

A pesar de que se han hecho esfuerzos para rehabilitar el área en la que se encuentra, lo cierto es que el Árbol de la Noche Triste es visitado por pocas personas, y mucha gente pasa por ese punto sin percatarse que ahí se encuentra.
 
No es un punto turístico que aparezca en las guías de la Ciudad de México y la información que tiene se limita a una placa colocado en uno de sus costados.
 
En realidad, vale la pena darse una vuelta por este lugar, el cual también se encuentra rodeado de algunos edificios de la época porfiriana y colonial.
 
¿Conoces o te gustaría conocer el Árbol de la Noche Triste?