¿Por qué hablo en diminutivo?

Te encanta decorar todo, hasta el idioma

ACTUALIZACIÓN:
En una versión anterior de esta nota publicada en 2011, la reportera omitió citar el nombre de la autora, la Dra. Violeta Vázquez-Rojas Maldonado, quien no tiene ninguna relación con Chilango, y escribió el texto original en el que está basado el que a continuación se lee y que, a su vez, recibió en un e-mail de un lector. Ofrecemos una disculpa a la Doctora por esta omisión involuntaria y sin dolo. 

*********

No sé qué es lo que sucede, pero los mexicanos tendemos a hablar en diminutivo, nos gusta adornar las palabras y ponerles un toque de ternura. Modificamos e inventamos el lenguaje a nuestro antojo y, sin darnos cuenta, de repente decimos cada jalada que parecemos Topogigio…

Aquí 3 teorías de por qué lo hacemos:

 

1- A los mexicanos nos gusta ser excesivamente amables. Hablar de forma seria y formal nos parece agresivo. Si queremos pedir algo jamás decimos “deme el salero”, lo transformamos en un largo, meloso y lindo: “Holaaaa, disculpa, si no es mucha molestia me pasarías el salerito, porfiiiis. Mil gracias, qué lindo”.

 

2- Nuestro idioma es de estructura complicada, tiene palabras que suenan rudas y hablarlo de manera formal podría sonar muy propio, por lo que las alteramos para sonar menos estructurados: “Disculpe, ¿este autobús se dirige hacia el norte de la urbe?”. Mejor decimos: “Hola, ¿sabes si este camioncito me lleva pal´ norte?

 

3- Somos adictos a los modismos, no por algo tenemos más de “N” mil significados para cada mala palabra. “chin… tu madre”, “estuvo bien chin…” “En la fiesta había un chin… de alcohol”.

——————————————————————

Existen diminutivos excesivamente ridículos. De la nada, decimos palabras que pareciera que provienen de un programa tipo Teletubbies. Aquí algunos ejemplos:

Un sustantivo

Mira ese pajarito.

 

Un adjetivo

La camionetita blanquita.

 

Un cuantificador

No entendí nadita — Sírveme poquito, no tengo mucha hambrita.

 

Un pronombre

Le dije aquellito.

 

Un verbo

Nos salimos corriendito.

 

Un adverbio de lugar

La tienda está enfrentito; hazte pa-allá-cito.

 

Un adverbio de tiempo
Venga más tardecito; ya merito llega la patroncita.

 

Un adverbio de modalidad

De veritas, le digo la puritita verdad.

 

Un adverbio de cantidad

Ven tantito, un ratito.

 

Un triple diminutivo

Vamos por tantitito heladito a la tiendita.

Otro diminutivo del diminutivo

Tantitititito, poquititititito.

Unos tiernos perritos de adorno para que sigas leyendo 🙂
36671Unos tiernos perritos de adorno, sigue leyendo :)
Unos tiernos perritos de adorno, sigue leyendo 🙂 (Especial)

Ocasiones en las que más los utilizamos:

1- Para auto-engañarse: Iré sólo un ratito. Sólo la puntita.

2- Para pedir favores: Por favorcito. Con permisito.

3- Para intensificar los insultos: Manchadito, chingaquedito.

4- Para fingir modestia: Con mis ahorritos me compré esta casita.

5- Para rehusarse a hacer favores: Ahorita. Al ratito.

6- Para hacer más apetitoso un platillo: Así, con sus frijolitos, su salsita, su guacamolito.

7- Para alivianar diversas formas de discriminación: Negrito, feito, rarito.

8- Para fingir que no estás enojado: ¡Ay, Danieliiiito, ya la regaste!

 

Otras palabras que también usamos mucho:

Sabrosito, nubecita, amiguita, mi amorcito, agüita, viajecito, chupecitos, barcito, fiestita, tardecita, cigarrito, traguito.

 

¿Ustedes que diminutivos usan (y saben que suenan ridículos)?
Comenten 😉
Yo confieso hablar como Teletubbie.