Las peores lesiones sexuales

Las maldades del sexo

Especial

Hay que dejarlo bien claro: el sexo –con todas sus letras- además de ser algo delicioso es una práctica completamente natural y normal –exceptuando la pederastía, las violaciones y todo ese tipo de desviaciones que repudiamos-; sin embargo, a veces pasa que no todo puede resultar placentero.

Piensa que, mientras estás en plena maniobra, haces las veces de un corredor de alto rendimiento y, al igual que él, puedes ser víctima de una lesión. Y ese bonito deporte llamado kamasutra se convierte en un infierno. ¡Ouch!

A nosotros ya nos pasó y, sinceramente, no queremos que te ocurra a ti. Por eso aquí­ te damos una lista con algunos de los peligros que podrí­an ocurrirte a ti y a tu pareja.

Así­ que ya sabes, además de concentración: ¡atento!


Calambres

Los más comunes de la cuadrilla. Pueden no ser una lesión, pero representan uno de los peores impedimentos que ocurren a la hora del amor. Si eres de los que los sufren, te recomendamos que bebas agua e incluyas un poco de potasio a tu dieta. Por más irónico que resulte, puedes comenzar comiendo plátano.

Hernia

¿Alguna vez te ha pasado que te sientes actor porno y se te ocurre la genial idea de cargar a tu pareja y llevarla hasta una pared para complementar el cliché? No decimos que tu chica está pasadita de peso (mmh, no nos gustan los esqueletitos, así­ que pensamos en algo más que 45 kilos…,), pero si has intentado cargar un bulto de cemento o un dos garrafones de agua, sabes lo que se siente. Ese mismo dolor punzante que te paraliza después de una semana en el gym, te hará aullar de dolor en pleno lecho. Si no puedes cargar un garrafón, mucho menos vas a poder con una voluptuosa mujer -debilucho-.

Raspones

Existen ciertos materiales que, al hacer fricción con ciertas partes del cuerpo, provocan quemaduras que acaban con todos los placeres divinos que nos da la carne. Antes de continuar, queremos decirte que…, ejem, es cuestión de gustos, nosotros no te juzgamos. Ahora bien… antes de intentarlo, piénsalo dos veces: está padre experimentar pero debes tener en cuenta que esas heridas pueden dejarte en la lona por largo tiempo.

Fracturas de nariz y golpes

A la hora de la hora pasan muchas cosas. Todo en segundos. Y muchos no nos fijamos en donde ponemos las manos, los codos, las rodillas, los dientes… Y, podrí­a pasar que –por descuido– alguno de los implicados termine con un codazo o rodillazo en pleno rostro. Entiéndase que esto va para aquellos que manejan el nivel 5 de complejidad. O para aquellos distraídos que pensaron que su pareja habí­a tenido el mejor orgasmo de su vida cuando ella volvió en sí­ y la/lo vieron desmayada/o y con el ojo morado. 

Fractura de pene

Existe un caso de un joven inglés que estaba practicando la auto erotización. Resulta que se levantó con el pene erecto, se resbaló y cayó sobre su amiguito, provocándose una tremenda fractura. Hombres, atención, cuando se encuentren en ese estado olvídense de andar caminando por ahí­, ustedes a los suyo. Y no dejen nada en el suelo, podrían resbalar.

http://www.youtube.com/watch?v=n9Dulr9k8zw&feature=related

Contractura del esternocleidomastoideo

Hay ciertas posturas que exigen mucha tensión en los músculos y, si se mantienen por mucho tiempo, al momento de cambiarlas o hacer un movimiento brusco, pueden provocar una contractura. Si al dí­a siguiente del 14 de febrero, de tu cumpleaños o de la reconciliación con tu chico/a llegas al trabajo usando collarí­n, preferiremos dejar de imaginarnos a qué se debe.

Desgarre muscular

Ocurre comunmente cuando una de las partes olvida que es un simple mortal y piensa que tiene la gracia y elasticidad de Natalie Portman como bailarina de Black Swan. La próxima vez que pretendas impresionar a tu peor es nada con esos splits dignos de gimnasta, recuerda que ni siquiera eres capaz de abrocharte las agujetas de tus tenis sin doblar las rodillas.

Lesiones en las muñecas

Si no acostumbras ejercitar brazos, manos o dedos…, puedes sufrir desde un pequeño esguince hasta una grave fractura. Así­ que ya lo sabes, aunque no lo parezca, es importante tener musculatura para que -a la vez- tengas una noche de pasión memorable. Win! El levantamiento de tarro y el tecleo no aplican como ejercicio.

Juguetes sexuales

Todos los juguetes y aditamentos sexuales son bienvenidos…; siempre y cuando no te causen a ti o a tu pareja algún daño. El dí­a en que platiques con algún médico o enfermera, te sorprenderás con la cantidad de “accidentes” por los que la gente llega a los hospitales: quemaduras de tercer grado por prenderse fuego en sus partes “nobles”, heridas causadas por animales, problemas digestivos ocasionados por objetos extraños, y más. 

Infecciones bucales

No estamos hablando de las infecciones que tu hermosa boquita puede atrapar. No. Nos referimos a los horribles virus, hongos y bacterias que una boca no muy limpia puede pegarle a tu cuerpecito. Para que te des una pequeña idea del zoológico que tenemos en nuestras fauces, te diremos que hay 100 millones de bacterias por cada milímetro de saliva. Así que pon atención a la hora de que tu nueva conquista se lave los dientes: si sangra igual que un vampiro, lo mejor es decir “no, gracias”. Esos besos, mordidas y lamidas no dados pueden salvar tu vida.