Placeres en solitario

De masturbaciones y otras artes

 
Hasta aquí vamos bien, ¿no? Cuando menos en teoría suena súper lindo, pero la realidad –cuando menos en nuestro país– es distinta. Es verdad que ha habido avances y apertura en cuanto al tema sexual, pero todavía nos queda mucho por hacer. Yo, constantemente, recibo en consulta a mujeres que nunca se han tocado, quienes creen –fervientement– que masturbarse no es bueno y que no tienen necesidad de hacerlo, puesto que tienen pareja.
¿Has notado qué crees que de la masturbación?
 
¿Hasta qué edad es “recomendable” ó a partir de qué edad ya te puedes tocar en solitario? 
 
¿Alguna vez te has sentido mal y/o culpable por masturbarte, teniendo una pareja estable con la cual mantienes relaciones sexuales placenteras y de manera cotidiana?
 
¿Cuántas veces al día es “normal” tener un encuentro contigo mismo(a)?
Existen infinidad de preguntas acerca de la masturbación. A mí me hubiera encantado que desde niña/adolescente me platicaran de su existencia. ¿Mi regalo perfecto de XV años…? ¡un vibrador!
Y, es que particularmente en el tema de la masturbación femenina sigue habiendo muchos mitos al respecto. Hay mucha gente que –aún hoy– cree que las mujeres nunca tenemos deseo de tocarnos, que nuestra líbido –por naturaleza– es baja y no se compara con la de un hombre. ¡Lo increíble es que sean las propias mujeres las que se crean estos cuentos absurdos!
Por lo tanto, si partimos de lo anterior, no es de sorprenderse que una de cada cuatro mujeres finja un orgasmo al momento de estar con una pareja…, y la manera más común de “hacer como que” es gimiendo y gritando sin control…
 
…como creen que “debería” ser tener un orgasmo.
 
Si nunca se han tocado, si se sienten mal de hacerlo (pero no quieren quedar mal con su pareja…), la opción lógica –para muchas de ellas– es fingir.
Así que, mi invitación de esta semana es a que te des cuenta de todas las creencias que tienes acerca de la masturbación. No hay respuestas “buenas”
o “malas”, sólo nota en qué lugar estás parado(a) con respecto a tu sexualidad y si esa es la vida sexual que quieres y/o te gustaría llevar.