Rescatan a niño encadenado en la Gustavo A. Madero

Antony, secuestrado y torturado
Foto: Delegación Gustavo A. MaderoCon sólo cinco años, pasó meses encadenado.

El niño estaba desnudo. Tenía una cadena alrededor de los pies que lo ataba a una silla, lo cual le impedía moverse. Su piel dejaba ver sus huesos. Además de la desnutrición, presentaba golpes en la cabeza y heridas en la espalda. Tenía cinco años.

Este miércoles la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México informó del rescate de Antony, quien se encontraba en condición de cautiverio y en situaciones denigrantes. Peor que un animal enjaulado.

Fue el sábado, en la colonia Gabriel Hernández, de la delegación Gustavo A. Madero. Allí, durante una jornada de trabajo en la que se encontraban presentes varias autoridades de la Fiscalía Desconcentrada, alguien entregó una carta anónima. La carta daba una dirección y una advertencia: en una casa de la calle Cabo Catoche se abusaba de un niño. La alerta se confirmó tres noches después, durante un operativo.

Dos detenidos

Antony, niño resctado en la GAM.
Foto: Delegación Gustavo A. Madero

En el lugar fueron detenidas dos personas: Juan Carlos Loaeza y Olivia Castro. Dijeron ser los tíos del menor aunque el parentesco no se ha comprobado. Podrían ser formalmente acusados de privación ilegal de la libertad y abuso infantil. Según los vecinos, la situación de maltrato extremo a la que Antony era sometido había durado ya meses.

El caso es apenas una muestra de un problema severo en nuestra ciudad. Apenas en febrero pasado, el Inmujeres capitalino informó que 50 menores de 15 años murieron en la Ciudad de México durante 2016 a causa de la violencia infantil, cometida sobre todo por familiares.

Según La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), en 2015 México ocupó el primer lugar -entre los países miembros de la Organización- en abuso sexual, violencia física y homicidios de niñas, niños y adolescentes menores de 14 años.

El caso de Anotny no se sumó a la estadística mortal. Ahora se encuentra en la Estancia Transitoria para Niñas, Niños y Adolescentes de la PGJDF donde recibe atención, para mejorar su estado de salud.

Desde 2013 está en funcionamiento en la Ciudad de México, una línea telefónica para denunciar cualquier tipo de abuso infantil. El número 5533 5533 cuenta con el apoyo del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia, el DIF-DF y está disponible las 24 horas del día, todos los días semana.