Las peores nuevas novias

Ya no sabemos si reír o llorar

Especial

Es extraño que alguna no lo haya vivido: aquel momento en que toca ver al ex novio con alguien más. Ella, por supuesto, “la nueva”, nunca logra complementar todos los maravillosos atributos que tú sí tienes (razón por la que no entiendes cómo después de haberte tenido a ti se puede ir y terminar con esa).

No andamos de ardidas, sólo creemos que siempre, por alguna extraña razón, ellos terminan destruidos y se conforman con lo que sigue…

• La Lolita

Lo primero que llama la atención de esta especie es el tono de voz acaramelado, tan similar al de los pequeños actores de telenovelas. Entre sus nombres cariñosos de preferencia están: “gordi”, “chiqui” y “mivi”. A la Lolita le gusta vestirse con ropajes infantiles sin importar su edad, también ama aplaudir con efusión cualquier acción llevada a cabo por su novio (Ejemplo: “godriiiii, ¡bravo! ¿Cómo le haces para estacionarte así?”. Usualmente son pequeñas de estatura pero de buen cuerpo, tienen una gran colección de peluches y se caracterizan por su nulo sentido común.

• La baloo

Pocas cosas dan tanto coraje como enterarte de que la nueva adquisición de tu ex novio es una baloo. Como se puede suponer, ella no es precisamente esbelta ni tiene gracia al bailar. A este tipo de mujeres poco les falta para irse al antro en pants, y tampoco son las más sonrientes. Lo peor de todo es que él parece nunca haber estado más contento, hace por ella, todo lo que jamás hizo por ti y la mujer nunca muestra síntomas de celos o inseguridad. Por tiempo indeterminado te irás a dormir preguntándote: “¿por qué ella?”.

• La hippy sexosa

De todas las especies de nuevas novias, ésta es por mucho la peor. Su voz tiene un muy característico tono de semi-orgasmo. Y lo usa para toda ocasión, sin importar de qué esté hablando, desde lo que va a comprar en el súper hasta la explicación de su animal azteca. Siempre se va a vestir de ropa aguada pero traslúcida, lo que no presenta un problema porque la muy bastarda es yoggi. Sí, toda ella irradia sexo. Las muestras de afecto en público jamas le son un problema, por lo que puedes asegurar que deben tener excelente sexo. No puedes evitar imaginarlos.

• La fresa fosforescente

Inevitablemente, esta chica siempre te va a saludar con jeta (si es que te saluda). Se caracteriza por siempre usar tacones, sin importar si va al super o la feria de Chapultepec. También sorprende por su característico color naranja radioactivo en el rostro, que no deja lugar a ningún destello de piel natural. La fresa fosforescente es grosera y antipática. Usa accesorios con estampado de marca y joyería Tous, perfume con olor a vainilla, arma grandes berrinches y tiene ataques de celos descontrolados. A pesar de esto, él la adora y la encuentra divina. Sí, así es la vida.

• La chica perfecta

Es linda sin ser falsa, no te hace groserías y usualmente es guapa. Buscas, y por más que quieras encontrarle algún defecto (muslos grandes, mala ortografía), no puedes: ella es perfecta y entiendes el porqué de las cosas. No puedes evitar ir al baño ni llorar un poco maldiciendo la razón por la que tú no eres ella.