El antiguo Hollywood chilango

¿Qué es hoy de los antiguos estudios de cine del DF?

Foto: Cuartoscuro

En los años 40, la Ciudad de México era una de las capitales más importantes del mundo en cuanto a producciones cinematográficas.

La llamada “Época de Oro del Cine Mexicano”, donde surgieron estrellas como Jorge Negrete, Mario Moreno “Cantinflas”, Pedro Infante, María Félix o Germán Valdez “Tin Tan”, generó una verdadera industria del cine que tenía su principal sede en el próspero Distrito Federal posrevolucionario.

Una de las mayores muestras de esa bonanza del séptimo arte en la Ciudad de México fueron los estudios cinematográficos, en los que se rodaban decenas de películas que le dieron la vuelta al mundo.

Éstos son algunos de los estudios de cine que se crearon en la Ciudad de México en aquellos años e, incluso, algunos todavía están en funciones, aunque la mayoría ya fueron transformados en, por ejemplo, estudios de televisión.

Estudios Churubusco

Fueron fundados en 1945 en los terrenos donde hoy se encuentra el Centro Nacional de las Artes, en Churubusco y Tlalpan, pegadito a la colonia Country Club.

Aunque actualmente se siguen usando para filmar comerciales, programas musicales o videoclips, lo cierto es que ya se hace poco cine en ese lugar, pero lo que más se aprovecha son sus instalaciones para posproducción que, desde sus inicios, ha sido una de sus principales características.

Fueron creados tras la asociación de una productora estadounidense llamada “RKO” con un empresario mexicano que gustaba de invertir en medios de vanguardia de aquellos años, como la radio, y que se llamaba Emilio Azcárraga Vidaurreta (papá de Emilio Azcárraga Milmo, apodado “El Tigre” y abuelo de Emilio Azcárraga Jean, actual presidente de Televisa).

Aquí se filmaron películas como “A Toda Máquina”, con Pedro Infante y Luis Aguilar y, ya en épocas recientes, “El Crimen del Padre Amaro”, con Gael García Bernal, y “Liberen a Willy”; durante los 70 y 80, se podían visitar para conocer, por ejemplo, un pueblo vaquero que había en su interior.

A inicios de los 90 pasaron a manos del Gobierno, que intentó venderlos sin éxito durante el sexenio de Carlos Salinas y, finalmente, pasaron a formar parte del entonces recién creado Consejo Nacional para la Cultura  las Artes.

Estudios Azteca

En los años 50, los Estudios Churubusco se fusionaron con los Estudios Azteca, los cuales se encontraban en lo que hoy es la Avenida Coyoacán y Avenida Universidad.

Actualmente, en esa zona localizada frente a Centro Coyoacán, pueden verse todavía parte de esas instalaciones en lo que es la sede de Radio Fórmula, que aprovecharon los terrenos que no se fraccionaron para construir casas y edificios de departamentos. Estos estudios llegaban hasta lo que hoy es Gabriel Mancera y Rodríguez Saro, en el corazón de la colonia Del Valle.

Fundados en 1937 por un empresario del cine silente, contaba entre sus estrellas a la famosa “abuelita del cine mexicano”, Sara García (cuya foto aparece en el famoso “Chocolate Abuelita”), que inició su carrera en esos foros donde se filmaron más de 400 películas.

Estudios San Ángel Inn

Sobre lo que hoy es Periférico Sur, en donde se encuentran las instalaciones de Televisa San Ángel, hasta la década de los 60 se ubicaban los Estudios San Ángel Inn.

Creados en 1945 por el empresario de cine Jorge Stahl, fueron uno de los estudios de cine más prolíficos de le época, donde se rodaron películas como “El Inocente”, con Pedro Infante y Silvia Pinal, y “El Santo contra los Villanos del Ring”. En total, ahí se hicieron casi 300 películas.

En 1968 fueron adquiridos por la empresa regiomontana Televisión Independiente de México para iniciar las transmisiones del canal 8 de la Ciudad de México, que rápidamente se hizo popular por tener en su elenco a personajes como un joven Raúl Velasco y un singular programa cómico llamado “El Chavo del 8” (por eso se llama “del 8”).

En los 70, este canal se fusionó con Televisa (y a mediados de los 80 desapareció la frecuencia del canal 8 de la Ciudad de México para convertirse en la que actualmente es el Canal 9 de TV abierta) y esos estudios se convirtieron en los foros donde esta televisora crea la mayoría de sus producciones, como telenovelas y series.

Estudios Tepeyac

En sus inicios, parte de la colonia Lindavista estaba pensada como una especie de Beverly Hills mexicano, por lo que dos de sus impulsores, el empresario Teodoro Gildred y el expresidente de México, Pascual Ortíz Rubio, pensaron que sería buena idea tener unos estudios de cine dentro de la zona (quizá esa fue la razón por la que varios actores de la época tenían sus casa ahí, como Pedro Infante).

Fundados en 1946, los Estudios Tepeyac fueron escenario de importantísimas producciones, como “El Gran Calavera” (película que años después retomaría Gary Alazraky para hacer “Nosotros los Nobles”… así es, es un remake), “La Oveja Negra”, con Pedro Infante, y “Los Olvidados”, la obra maestra de Luis Buñuel.

Estos estudios, que cerraron en 1957 con casi 150 películas realizadas en su interior, se encontraban en lo que hoy son las avenidas Ticomán e Insurgentes Norte, donde están el Metro Indios Verdes y los talleres del Sistema de Transporte Colectivo.

Estudios CLASA

En lo que actualmente es la esquina de Calzada de Tlalpan y División del Norte, donde en alguna época estuvo el Registro Federal de Automóviles y hoy son oficinas de la Secretaría de Hacienda, se localizaban las instalaciones de la compañía Cinematográfica Latinoamericana S.A., uno de los estudios más importantes durante los inicios de la industria del cine en México.

Abiertos en 1935, fueron los más modernos de su época en cuanto a equipo y forma de administrarse (funcionaba como los estudios estadounidenses), y la primera película que se rodó en sus foros fue una de las más icónicas del cine nacional: “Vámonos con Pancho Villa”, dirigida por Fernando de Fuentes y musicalizada por Silvestre Revueltas.

En 1946 fueron adquiridos por el Gobierno y en 1957 cerraron sus puertas; en total, de ahí salieron más de 400 películas, como “Doña Bárbara”, con María Félix; “Calabacitas Tiernas”, con “Tin Tán”, y “Macario”, con Ignacio López Tarso.

Estudios América

Muy cerca de ahí, en lo que eran unos modestos estudios llamados Cuauhtémoc, un grupo de empresarios levantaron los Estudios América en 1957, cuando la Época de Oro del Cine Mexicano empezaba su declive.

Originalmente, estaban pensados para dar servicio a la televisión, con el fin de producir series como las que se empezaban a hacer en Estados Unidos, pero sirvieron más para filmar películas como “El Miedo No Anda en Burro” de la India María, “El Ojo de Vidrio” de Antonio Aguilar o “El Albañil” de Vicente Fernández.

En los 90, esos estudios, que ya eran propiedad del Gobierno, fueron a vendidos a la empresa que hoy es TV Azteca; actualmente, en esas instalaciones de Eje 1 Oriente se encuentran los estudios donde realizan sus telenovelas y otros programas.

Recuerdo perdido…

En la Delegación Iztacalco, en la colonia La Asunción, cerca de Avenida Tezontle, existen seis calles cuyo nombre hace homenaje a algunos de los antiguos estudios cinematográficos de la Ciudad de México: Estudios La Nacional, Estudios Azteca, Estudios Churubusco,  Estudios CLASA, Estudios San Ángel Inn y Estudios Sthal. 

¿Conoces algún otro lugar de la Ciudad de México donde antiguamente había un estudio cinematográfico de la Época de Oro?

También checa:

– Muñecos diabólicos en el cine
– Cine francés hiperviolento
– Cine independiente de terror