Decálogo del buen chilango

Aprende a comportarte en sociedad

Getty Images

Típico de la época, se acerca el fin del 2012 (¡recemos porque el fin del mundo no!) y todos comenzamos a hacer nuestra lista con los propósitos para el año siguiente. 

A pesar de que no somos muy buenos para cumplirlos, les queremos compartir estos que pondrán a prueba su autenticidad como chilangos de corazón

Se trata de practicar el decálogo del buen ciudadano (creado por la Autoridad del Centro Histórico), con el que sacarán a relucir sus mejores comportamientos en la capirucha. 

Ahí les van los 10 puntos: 

1. Tratar el agua como si fuera su dinero 

Lo que significa que deben comprometerse a cerrarle a la llave mientras se enjabonan sus partes y no pasarse de listos el sábado de gloria, echando a la calle el tinaco entero. Compórtense como adultos. De igual manera laven el coche con cubeta y eviten regar la banqueta.

2. Aguantarse el trauma del cinturón de seguridad 

¡Hagan clic aunque les dé hueva! Aunque el méndigo trozo de tela les apriete el pescuezo, porque según la SEMEFO, los accidentes de tránsito son la principal causa de muerte entre los chilangos. 

3. Meterse el chicle a la bolsa del pantalón 

Por si no lo saben, tirar un chicle en la calle representa un peligro para la salud de todos. Cada chicle pegado en una banqueta, pared o árbol, es un foco de infección nutrido con 20 mil bacterias. Así que tírenlo en donde corresponde –o métanselo a la bolsa del pantalón como Cristiano Ronaldo-, y ahórrenle al Gobierno del DF los 75 centavos que cuesta quitarlo. 

4. Bajarle a sus guarradas con las damas 

Así como lo leen. Es de guarros lanzarle un piropo majadero a las mujeres o peor, agredirlas sexualmente. Es un tema delicado que se convierte en el pan nuestro de cada día en el transporte público o en la calle. Hombres ¿qué no tienen madre… hermanas, esposa o hijas? ¡Respeten! 

5. No hacerle al ‘ecoloco’ 

De muy mal gusto hacerse los disimulados y tirar la basura en plena calle. Hay quienes creen que una simple envoltura no le causa daño a nadie, y hay quienes de plano rayan en el cinismo y echan a la calle todas las bolsas que tienen en su casa. No sean cochinos, esa basura es la que causa que las vialidades se inunden y luego se tengan que tragar el tráfico que esto genera. Todo es un círculo vicioso que de alguna forma los tiene que alcanzar. 

6. Limpiar las gracias de sus mascotas 

Si no quieren que los bichos que contienen las gracias de sus animales les lleguen hasta las mismísimas narices, les recomendamos cargar con sus bolsitas cada vez que los saquen a pasear. Sálvense de saboreárselos en sus próximos tacos callejeros.

7. Mostrar su educación vial 

Eviten el trastorno obsesivo compulsivo de aventarle la lámina a los peatones, y a los ciclistas, y a los demás automovilistas. La misma recomendación va para aquellos que andan a pie o en bicicleta y gustan de aventarse al mar de coches cuando el siga no les corresponde. 

8. Esquivar el ‘Torito’ 

Les vamos recordando que en estas fechas en las que todos andan de fiesta, más les vale conseguirse -o rentar- un conductor designado, o correrán el riesgo de caer en las garras del alcoholímetro –que operará las 24 horas hasta el 7 de enero– y pasar la navidad en el ‘Torito’. 

9. Respetar a los discapacitados 

No se vale agandallarse los lugares exclusivos para los discapacitados sólo por quedar más cerca de la entrada al centro comercial, o hacerse los dormidos cuando alguien requiera el asiento reservado del que se aprovecharon en el metro. Respeten, no se den a conocer por su flojera

10. Abstenerse de decorar las paredes de la ciudad 

Amigos graffiteros, respeten las paredes de esta ciudad y absténganse de demostrarnos que salieron muy malitos para eso de la dibujada y que los niños de kinder garden tienen más talento que ustedes. 

¿Creen que puedan lograr estos propósitos para el 2013? Son exigentes, pero nada es imposible. ¿Ustedes qué opinan?