En defensa del pueblo huichol

Cuando se habla de Real de Catorce o del pueblo Huichol (o Wixárika, como se llaman entre ellos) es muy difícil no pensar en el Peyote (cactácea de uso ceremonial y medicinal, también conocida como Híkuri), y cuando se habla de éste comunmente llegan a nuestra mente ideas de un “viaje alucinógeno lleno de visiones”, al más puro estilo de Las Enseñanzas de Don Juan de Carlos Castaneda. Nada más redigerido.

Wirikuta “El sitio donde el sol nació” es un lugar sagrado para los Huicholes al que llegan las peregrinaciones anuales desde hace más de mil años. Su destino es el Cerro de El Quemado donde, según el pueblo Wixárika, se creó el universo.

El Peyote, junto con Real de Catorce, forma parte de una cultura milenaria que no se dejó vencer con la llegada de los españoles y que ha soportado los embates del consumismo y de la globalización, pero que ahora es amenazada por una empresa canadiense a la que el gobierno mexicano otorgó concesiones para la extracción minera. De llevarse a cabo esta “impunidad”, la tierra sagrada sería destruida. 

Una serie de ONG’s y otros colectivos se unieron para ayudar a Wirikuta. Chilango.com platicó con los integrantes de Sonidero Meztizo: Roco (ex Maldita Vecindad) y Moyenei Valdés, quienes forman parte de Mesa de Arte y Cultura SHEWI (del Frente para la Defensa de Wirikuta) que busca detener los proyectos mineros. Ellos también trabajan para que la Sociedad Civil ayude a defender esta Área Natural Protegida que en 2008 fue objeto del pacto Hauxa Manaká –firmado por el Presidente de la República, Felipe Calderón, los gobernadores de los estados de Zacatecas, Nayarit, San Luís Potosí, Jalisco y Durango y los abuelos huicholes– en el que el Gobierno Federal y los gobiernos locales se comprometieron a respetar y proteger los lugares sagrados del pueblo. Entonces, ¿qué pasó?

¿Quiénes habitan Wirikuta?

Roco: Éste es un caso muy especial, Wirikuta es un lugar sagrado para toda la cultura Wirarika, lo delicado es que no todos viven en la zona. Hay comunidades que la habitan pero no son Wirarikas, hay campesinos  (mestizos) a quienes las compañías mineras han ofrecido empleo y dinero, y es tal el nivel de pobreza que cuando llegan y les ofrecen trabajo, ellos aceptan sin siquiera imaginar lo que está pasando.

Moyenei: La realidad es muy compleja. Hay documentales que muestran que familias enteras de estas comunidades viven con 100 pesos a la semana, eso significa no salir de la tortilla y el fríjol. Entonces, ¿qué pasa si tú le dices a una persona que va a tener 300 pesos a la semana? Es una inmensa tristeza tener que estar orillado a vender tu tierra, a trabajar para quien finalmente te está devorando.

42478Santuario Huichol
Santuario Huichol (Sandra Lucario)

Los integrantes de Sonidero Meztizo se adhirieron a este movimiento después de enterarse de la concesión minera otorgada a la First Majestic Silver Corporation, y junto con otros colectivos se reunieron para “ver qué podíamos hacer en defensa de Wirikuta (porque) nos preocupaba sobremanera que se diera una destrucción total de un santuario natural que además está protegido por la UNESCO”.

Fue a partir de una serie de reuniones que diferentes colectivos comenzaron a trabajar hasta que finalmente lograron tener acercamiento con la comunidad huichol, que ya estaba organizada en el Frente de Pueblos Wixárikas en Defensa de Wirikuta.