Confesiones de una especialista en piojos

Te retamos a leer esta nota sin rascarte...

piojos
Foto: Archivo ShutterStock

Hay chambas que podrían sonar peculiares o incluso desagradables, en especial para aquellos que son de estómagos sensibles. Una de estas actividades es ser especialista en pediculosis, es decir, una persona cuyo trabajo consiste en diagnosticar y erradicar las infestaciones de piojos. ¿Ya te dio comezón? Pues espérate a leer lo que nos confesó Eva Rodríguez Bussanich, una especialista en el tema que ha visto hasta lo que no te imaginas.

¿Cuánto tiempo tienes dedicándote a limpiar cabezas de estos molestos chupasangre?
Tengo ya cuatro años en esto. Y aunque al principio me sonó un poco extraño, pues uno nunca “planea” que terminará dedicándose a algo así, se dio la oportunidad y aquí estamos.

¿Qué es exactamente lo que haces como especialista en piojos?
Me dedico a tratamientos de limpieza, que consisten en dos sesiones. En la primera se limpia la cabeza de todo piojo y liendre, a base de un equipo de aspirado y de peinado. No usamos ningún tipo de químico, tóxico o bactericida. Desde la primera sesión de hora y media queda la cabellera hasta un 90 o 95% totalmente limpia, pero necesitamos la segunda sesión de tres a cinco días después para ver si algún huevecillo microscópico quedó por ahí aferrado. Después de esa segunda sesión, se da una garantía por escrito de que la persona está totalmente limpia y esta la pueden presentar en las escuelas, para que les puedan volver a recibir a los niños.

Me llama la atención que digas que no usas químicos, ¿no para este problema hay champús que incluso los venden en las farmacias?
Es algo completamente diferente. Un champú te va a ayudar e incluso te va a quitar por completo todos los piojos. Pero no les hacen absolutamente nada a las liendres, porque tienen una corteza que las cubre y las protege de estos productos, es por eso que se tienen que eliminar de forma manual. O como nosotros lo hacemos: con un equipo de aspirado. Un champú no les hace ni cosquillas a las liendres, no las mata ni mucho menos las retira. Además hay liendres que incluso se encarnan dentro del folículo capilar y entonces ahí tenemos que recurrir a raspar para sacarlas.

Por eso la gente a veces termina rapándose, ¿no?
Sí, pero ojo: como te dije, la liendre a veces se mete al folículo y ni aunque te rapes acabas con el problema. Además, también está la cuestión de la imagen y la autoestima. Si hay niños a los que los rapan y lloran porque no les gusta cómo se ven, ¿te imaginas a las niñas? A una chavita de 13 o 14 años, la rapas y la destruyes, con todas las burlas y el bullying. En cambio aquí con menos de dos horas se acabó el problema.

“¡El pelo limpio les fascina a los piojos!”

¿Cuál es el caso más grave que recuerdas haber visto o atendido?
Recuerdo mucho el caso de una chavita de 14 años que llegó con un nivel muy alto de infestación. Nosotros clasificamos los niveles en 1, 2 o 3, dependiendo de qué tan graves lleguen. No te miento: a esta chica las empleadas la clasificaron como un número 14. De verdad era impresionante la cantidad que tenía de piojos y liendres. Tuvimos que cerrar la cabina en su totalidad para poderla atender porque el foco de contagio era muy grande. ¡Además no te imaginas el olor! El piojo, como cualquier animal, hace popó y eso provoca que el olor sea desagradable. Ahora imagínate con una cantidad tan considerable de piojos cómo olía la cabeza de esta chica. Esta popó de los piojos es como un líquido café que empieza a escurrir por la espalda de las personas. Además tenía tantas mordidas en el cuero cabelludo que eran ya cavidades que a su vez se llenaban de grasa, entonces tenía también un problema de seborrea. Ya cuando hay un problema tan serio, el tejido está tan dañado que incluso hay zonas con alopecia, es decir, con calvicie.

¿Cuánto tardaste en lidiar con este caso?
Te he comentado que en casos regulares de infestaciones son necesarias dos sesiones. Sólo en casos especiales, mandamos a hacer tres, cuando la infestación ya es muy grande. Bueno, pues en el caso particular de esta chica,¡tuvimos que hacer seis! Y es muy triste ver que además antes de esto la pobre niña ya había pasado por varios tratamientos caseros: por champús, por petróleo, por mayonesa, por DDT e incluso vinagre caliente que le provocó quemaduras: incluso un médico general le dijo que lo que tenía era una alergia. Hasta que la trajeron con nosotros vimos el problema, una infestación tremenda de piojos y liendres. Por eso insisto mucho en que no se fíen de los tratamientos caseros o de lo que les dijo la vecina o la comadre: vayan a un especialista en pediculosis.

¿Pero cómo alguien puede llegar a tener un nivel de infestación tan grande? ¿Es falta de limpieza o qué pasa ahí?
Las que llegan a tener más este tipo de contagios son el grupo de chicas de 14 a 18 años, porque como ya son más grandes, la mamá ya no las peina y ya no les echa ojo en la cabeza. Y para cuando mamá ya se da cuenta la infestación es muy, muy grande. Si bien ellas son las que presentan los casos más graves, si nos vamos a números, el grupo más propenso son las niñas de 6 a 12 años de edad. Tienen una cabellera más abundante y por lo general es pelo limpio y sedoso, ¡y eso les encanta a los piojos! Además los niños varones suelen usar gel y eso de alguna forma los protege, a los piojos no les gusta el gel. Entre niñas suele haber más contacto físico, suelen abrazarse más, o se prestan cosas como peines, cepillos o gorros. Y ahí es donde se dan los contagios.

¿Entonces entre más limpio el pelo es más fácil que me contagie de piojos?
Parece mentira, pero sí. Y hay otros factores, como la sangre. Por eso es que los menores son el mayor grupo de riesgo. En el caso de los adultos el riesgo disminuye porque cuando una persona toma medicamentos, fuma, bebe, o está intoxicada de alguna forma, ¡al piojo ya no le gusta tanto esa sangre! El piojo busca que esté limpio no sólo el pelo: también la sangre que se come.

Mejor irse de vacaciones, que quitarse los piojos

¿Influye el nivel socioeconómico para el contagio, según lo que has visto?
¡Para nada! A mí me tocó atender a muchos alumnos del Tec de Monterrey. El piojo no se fija en si tienes dinero o no lo tienes, hay la misma incidencia de casos en escuelas privadas que en escuelas públicas. Pero una cosa sí es cierta: es mucho más fácil que la infestación llegue a casos mayores cuando hay menos recursos, porque en el caso de escuelas privadas, la gente acude más rápido con especialistas. Una persona con mayor nivel socioeconómico suele tener acceso a internet, busca y da rápidamente con especialistas como nosotros y se les hace su tratamiento.

¿Te ha tocado ver casos de negligencia?
Muchos. Los primeros son los hijos de papás divorciados, que se empiezan a echar la bolita entre ellos. También el uso de productos que les dijo la comadre o la vecina y son cosas que sólo terminan por lastimar o provocar dolor, laceraciones o quemaduras. Otra cosa que es un absurdo, es cuando los papás prefieren irse de vacaciones que atender a sus hijos, o que prefieren comprar un vestido para una fiesta.

¿Qué? ¿Neta?
¡Sí, en verdad me ha pasado! Y lo peor es que muchas veces la gente que se va de vacaciones a la playa regresa con el doble de piojos, porque las temperaturas altas aceleran el periodo de incubación de las liendres.

¿Cómo se contraen los piojos?
Casi siempre por contacto directo, cabeza con cabeza, o por prendas o por recargar la cabeza en lugares públicos, como autobuses, butacas del cine o hasta en gimnasios. Nadie está exento. Por eso también se elevan las incidencias en invierno, porque la gente se presta los gorros, bufandas o chamarras y con eso es suficiente para que haya contagio. A diferencia de otros insectos, un piojo no salta ni vuela, sólo camina o se desliza muy rápido.

¿O sea que por tomarme una selfie con otra persona me puedo contagiar?
¡Claro! Con abrazar a una persona, si juntas tu cabeza con ella para tomarte una selfie, es muy sencillo que el piojo busque meterse a otra cabeza. Ah, porque los piojos son nómadas: no les gusta quedarse en una sola cabeza. Siempre están buscando otra persona. Su tiempo de vida es de 30 a 35 días aproximadamente. Pero de estos 35 días, diariamente ponen de 8 a 10 huevecillos. ¿Entonces te imaginas el nivel de infestación que puede llegar a haber en una familia? Por eso es que cuando traen a alguien para tratamiento, recomendamos que venga
todos, o es una historia de nunca acabar.

Hijos de famosos y hasta de políticos: nadie se salva

¿Has atendido famosos?
Sí, sobre todo en sucursal San Jerónimo y en Taxqueña. En San Jerónimo estoy prácticamente enfrente de Televisa y TV Azteca. He atendido a gente famosa y hasta hijos de políticos.

¡Nombres, nombres!
Mira, nunca me prohibieron decir nombres, tengo inclusive fotos, pero no se me hace buena onda. Todavía hay mucha ignorancia y tabú*. Prefiero por ética no revelar sus nombres, pero de que los hemos atendido, los hemos atendido.

¿Cuánto cuesta el tratamiento?
Son 950 pesos en total por las dos sesiones. Además vendo un gel que a diferencia de los champús de farmacia, este sí seca las liendres. Este lo recomiendo porque si por alguna cosa quedara alguna liendre microscópica que no retiramos, este gel la seca y termina por caerse.

Me decías que dan una garantía por escrito, ¿en qué consiste?
Por lo general a los niños, cuando se les detectan piojos se les regresa a casa por parte de la escuela. Desde la primera sesión nosotros emitimos una nota y con esto se permite que el niño se reintegre a sus actividades. Ya después de la segunda sensación damos una garantía en la que nosotros como especialistas en pediculosis certificamos que esa persona está totalmente limpia. Esta garantía es vigente por un mes: si por cualquier cosa se llegan a reinfectar, les hacemos otra vez la limpieza sin costo alguno.

¿Dónde podemos encontrarlos?
Entren a nuestra página de internet y ahí pueden encontrar la sucursal más cercana a su casa. Tenemos sucursales en Aeropuerto, Taxqueña, San Jerónimo y estamos también en Puebla. Próximamente estaremos también en Ecatepec. Ojo, nosotros somos especialistas en pediculosis, no somos médicos y por lo tanto no damos ningún tipo de medicamento. Este es un tratamiento cosmético, indoloro y hasta les prestamos una tablet a los niños para que se entretengan. Y bueno, cuando llegan familias completas les damos descuento a partir de la tercera persona, en lugar de 950 paga 750. Además aceptamos todas las tarjetas de crédito.

Si sientes pasos en la azotea, nunca está de más cerciorarse.

¿Te habías imaginado cómo era la labor de dedicarse a quitar piojos? ¿A poco no te dio comezón?