Así quiere el Foro Shakespeare que sea su nueva sede

Nos presentaron a detalle el proyecto

El Foro Shakespeare necesita un nuevo espacio y Bruno Bichir, su titular, lleva varios meses trabajando sobre el lugar que, según afirma, podría ser la única esperanza para salvar este espacio cultural: el Parque Cholula.
 
Lo que Bichir define como el anteproyecto, “dibujitos para hacernos una idea del futuro con conocimiento de causa, medidas y perspectiva”, está planeándose sobre un espacio de 321 metros cuadrados, con un uso de suelo de área verde, en el que hay una antigua subestación eléctrica que alimentaba el sistema del Trolebús en 1997 y que desde hace años está sin uso.
 
“Nos recibió el jefe de Gobierno hace tres años, nos canalizó a Oficialía Mayor, quien a su vez nos contactó con Patrimonio Inmobiliario de la CDMX y la única posibilidad que nos dieron fue este predio que está bajo resguardo de la ciudad. Según las autoridades, la subestación es infraestructura de Gobierno que podemos usar”, detalla el actor en entrevista para CHILANGO.
 
El proyecto arquitectónico está liderado por José Moyao y plantea utilizar dicha subestación, en la colonia Hipódromo II de la delegación Cuauhtémoc, como la base para levantar el edificio que albergaría cuatro foros de diversas capacidades –que van de 50 hasta 400 butacas– y así poder continuar con la oferta cultural que ofrece el Foro –todavía– en la calle de Zamora en la Condesa.
 
105226Plano Foro Shakespeare
Plano Foro Shakespeare (Alejandra Crail )
 
En la planta baja, explica Moyao, sólo se utilizaría el espacio ya construido para una librería-restaurante con un aforo máximo de 50 personas y que ofrecería una vista directa al espacio abierto de uso público al que llaman “ágora”, donde planean realizar actividades artísticas gratuitas al aire libre.
 
El espacio escénico principal se colocaría en el primer piso y es en donde se concentraría el máximo aforo (400 personas por función), junto con los camerinos; en tanto que los siguientes dos pisos tendrían tres foros adecuados a las necesidades creativas de los artistas, asegura el arquitecto.
 
“El terreno es un remanente como muchos de la ciudad que se volvieron tierra de nadie”, afirma Moyao, quien enfatiza que es un proyecto sustentable que contará con su propia azotea verde y un sistema de captación de agua pluvial que auto abastecerá de agua al edificio. “Queremos volver este espacio olvidado un destino”, recalca.
 
Aunque en materia de movilidad sobran los problemas que tiene este parque para ser un destino. No hay cruces peatonales seguros al encontrarse entre dos ejes viales, Benjamín Franklin y Baja California, mientras que llegar en automóvil tampoco es una opción.
 
105225
 
“Nosotros les damos toda la parte conceptual a las autoridades gratis, ya ellos se encargarán de hacer de la zona un espacio seguro para que, de la mano, desincentivemos el uso del automóvil y aprovechemos la oferta de transporte público de la zona”, expone Moyao.
 
Ambos afirman que el proyecto podría generar una explosión de arte y cultura, mediante la construcción de tejido social que ayude a mitigar los impactos negativos de la zona.
 
“No somos un antro y de esto uno no se enriquece. Lo único que queremos es contar con un espacio para continuar con el arduo trabajo que hemos hecho y que nadie ha reconocido”, dice Bichir.
 
La realidad, reconocen, es que el terreno aún no está asignado, esto luego de la pugna que se abrió cuando los vecinos del perímetro supieron que existía otro proyecto en el mismo espacio que ellos buscan rehabilitar desde 2015.
 
“Los dos proyectos pueden caber en el mismo espacio, pero nosotros tenemos el tiempo contado y si no es aquí tenemos que ver qué vamos a hacer porque no queremos ser otro espacio artístico que desaparece por la falta de apoyo”, remata el artista.

También lee:

Conoce el pene perfecto, según la ciencia

VIDEO: Microbús atropella a mujer y no se detiene para ayudarla

Roger Waters llenará de psicodelia la CDMX