Tarantino según sus actores

Exclusiva con Quentin

 

B.J. Novak
Miembro de los Bastardos, y mente creativa tras el éxito de The Office, versión americana.

«Trabajar con Tarantino fue un sueño, él fue la razón por la cual yo quise ser parte de esta industria. Él puede ser un poco intimidante pero a la vez muy sensible. Te da oportunidad y confianza de improvisar, pero yo tenía miedo a cambiar el diálogo: era mi única oportunidad de decir palabras escritas por Quentin Tarantino.»

 

Michael Fassbender

Un crítico de cine convertido en teniente de la Armada Británica.

«Es un perfeccionista al cual le puedes preguntar cualquier cosa que se te ocurra de tu personaje o actuación, y se tomará el tiempo para explicarte. Logra que confíes en él, algo que pocos directores consiguen. Así puedes explotar mejor a tu personaje. Es un genio».


 

 

Diane Krueger

Es una actriz alemana muy famosa que decide traicionar al Reich y maquilar un plan para matar a Hiitler con ayuda de los Bastardos.

«Es un director que ama a los actores y sabe lo frustante y dificil que es esta profesión. Tiene una gran virtud que lo convierte en un gran director: mira absolutamente todo, desde los extras, el detalle más pequeño que se encuntra en el fondo de una escena. Todo.»

 

Eli Roth

El segundo al mando de los Bastardos, conocido como “El Oso Judío” por aplicar crueles estragos sobre los Nazis.

«No hay papel pequeño en una película de Quentin Tarantino. Todo lo tiene resuelto. Sabe de antemano el pasado de cada personaje, su presente e incluso su futuro, aunque no hubieran sobrevivido en la Guerra.»

«Con él no hay diferentes tomas, ni storyboards. Lo más importante es el desempeño de los actores. Durante los ensayos mide el espacio y te hace sentir cómodo, practicas tus líneas como si fuera teatro, y ya que estás listo, sólo entonces va por los lentes para filmar.»