Ingmar Bergman, ‘mi director favorito’

Hazte pasar por un experto de su filmografía

Getty Images

Ingmar Bergman, el director sueco con nombre de minitrabalenguas (dilo rápido cinco veces, si puedes), nació el 14 de julio de 1918. Tiene películas muy chidas, así que si te gusta el cine y quieres dártelas de muy acá pero no te ha dado tiempo de ver todas (o una) de sus cintas, ahí te va un manual de bluff bergmaniano. 

Grábate estas frases y parecerás uno de sus más devotos seguidores, también puedes usarlas para molestar a tu(s) amiguito(s) dizque cinéfilo(s) clavado(s), porque en una de esas son puras poses.

1. “No sabes cómo me hubiera encantado ver una de sus puestas en escena; se me hace que su trabajo en el teatro era todavía mejor”. Si te preguntan ‘¿Qué no has visto La Flauta Mágica?’ respóndeles que no es lo mismo y velos feo ¬¬

2. “Tiene mucho sentido que los únicos Óscares que ganó Sven Nykvist como director de fotografía los obtuvo con películas de Bergman (Gritos y susurros, 1972 y Fanny y Alexander, 1983); no me gustó lo que hizo con Woody Allen (Crímenes y pecados, 1989) ni con Tarkovsky (El sacrificio, 1986)”. Frase muy clavada pero efectiva.

3. “¿Sabes qué me revienta? Que todos conocen a Marilyn Monroe y ni actuaba, pero nadie ubica a Liv Ullman, ella sí es una musa”. Sí, a la actriz noruega le sobraba talento, pero aguas porque la güera hollywoodense también tenía lo suyito (puedes decir otro nombre, el chiste es usar a una actriz que le guste a tu interlocutor).

4. “¡Güey! ¿No has leído El séptimo sello? Es la clara muestra de que un guión puede ser literatura”. Recuerda, no necesitas creer en esto, sólo es para molestar; si la discusión se pone muy densa, repite el nombre de Guillermo Arriaga tres veces y tal vez aparezca para defenderte (porque él no se considera guionista, sino escritor).

5. “La única manera de ver Fanny y Alexander es de jalón, las 5 horas se te van como agua”. La neta no, esta medio densa y, además, está hecha como miniserie de televisión, así que originalmente se vio por partes y por eso te vas a ver bien pro. Puedes jugártela y agregar que de pilón te echas el documental de cómo se hizo la película, pero en una de esas te dejan de creer.

6. “Michelangelo Antonioni se murió el mismo día que Bergman porque no pudo vivir en un mundo sin él”.

7. “Es tan chingón que hasta sus comerciales son obras de arte, y eso que eran sobre jabones, ¡sobre jabones, güey! La neta prefiero ver eso que las películas de Lars von Trier“. Sin ofender a los Larsvontrieranos, también puedes cambiarlo por Quentin Tarantino u otro, según el caso.

No te hagas, una vez que provocaste gastrítis fílmica en varios, ármate un maratón con sus películas y velas porque la neta sí valen la pena, para que dejes de bluffear y te las sepas de todas, todas.

¿Qué otra frase se te ocurre?