En defensa del elegido Christian Grey

Razones para no crucificar a Charlie Hunnam

Todo mundo se vio tambaleado de sus rodillas por la noticia de quiénes serán los actores que darán vida a Anastasia Steele y Christian Grey en la versión cinematográfica de “50 Shades of Grey”.

En resumen, Universal Pictures se fue por las caras frescas y no los nombres reconocidos. Como la virginal (pero no por mucho tiempo) Anastasia Steele, la hija de Melanie Griffith, Dakota Johnson, se quedó con el papel –que si me hubieran preguntado a mí, claramente se lo hubiera dado a Emily Browning, pero ésa es otra historia. Y como el magnate sádico por excelencia, Christian Grey, el actor Charlie Hunnam fue anunciado como el responsable de llevar las esposas a la cama. Y he ahí la verdadera polémica…

62578Otro
Otro

 
Platicando con mis allegados más cercanos la noticia les cayó como balde de agua helada (muy ad hoc con “50 Shades”). Todas, absolutamente todas querían ver en los zapatos de Christian a Matt Bomer. Y lo entiendo. El hombre es guapo, sabe usar un traje como nadie, está de moda y cada que sonríe nace un pony en algún establo. Todo eso lo entiendo. Pero si somos honestos… Matt Bomer jamás fue la opción.

62576Ryan
Ryan

 
Olvídense de su salida del clóset, eso es lo de menos. Yo no estoy en contra de que un actor gay pueda realizar el papel del macho alfa más macho alfa de la manada, digo, ¿qué hubiera sido del rol del galán en cine sin Rock Hudson? Pero sí hay una razón de importancia por la que Matt seguramente fue tachado de la lista muy prontamente en el proceso de selección: “White Collar”. ¿Cómo iniciar una franquicia de cero utilizando a un actor que está tan identificado con un personaje como el de Neil Caffrey? La respuesta es im-po-si-ble. Mientras “White Collar” siga siendo un éxito en televisión, Bomer es un estafador con una obsesión por las fedoras y nada más. Y lo mismo va para Ian Somerhalder (otro de los candidatos fuertes) con su Damon Salvatore, Alexander Skarsgard con su desnudo revolucionario en ‘True Blood’, y para Robert Pattinson que es (y será por mucho tiempo) Edward Cullen.
Christian Grey necesitaba de una cara que pudiera ser SU cara desde el segundo uno.
 
¿Quiénes más quedaban como opciones? Vamos a ver. Stephen Amell, aunque también tiene un programa de televisión, no está tan identificado con Green Arrow como otros en la lista con los personajes que les dieron la fama. Pero precisamente porque Stephen tiene una serie apenas en la segunda temporada no era momento para que el actor firmara un contrato que lo atara a cuatro secuelas y horas interminables de giras de promoción. Imposible.
 
¿Alex Pettyfer? Nadie quiere trabajar con Alex Pettyfer. En Hollywood, susurrar su nombre es como gritar el de Lindsay Lohan. Los directores le dan la vuelta, le llaman “El chico malo de la industria” y finalmente… ni siquiera es tan buen actor y dependiendo del ángulo puede llegar a parecer un adolescente de 15 años. Descartado.
 
¿Channing Tatum, Ryan Gosling, Michael Fassbender? Los tres hubieran podido ser buenas opciones. Pero estamos hablando de nombres que ya son sinónimo de monstruos y que probablemente hubieran distraído la atención de lo que Universal realmente quiere: impactar con la trama sexual de la novela.

62577Matt
Matt

 
Si nos vamos a ésas, no es tan ilógico que Charlie Hunnam se haya quedado con el papel. Y no me lo van a creer, pero minutos antes de que se hiciera el anuncio oficial, yo ya tenía 20 pesos en las manos a punto de meterlos a una quiniela apostando todo o nada por su nombre. Pero de última instancia me fui con Stephen Amell. Así que no, no soy rico por el momento.

¿Por qué Hunnam es buena idea? Muchos lo tenemos identificado con Jax Teller de “Sons of Anarchy” y he ahí lo maravilloso de la situación. A diferencia de un Matt Bomer cuyo personaje en “White Collar” también usa trajes y se ve siempre impecable, Jax jamás sale de sus barbas mal cortadas, el pelo largo, sus chamarras de piel y una moto bajo el brazo. Transformarlo en Christian Grey es francamente convertirlo en otra persona. Nadie va a estar en la sala de cine pensando, “A mí no me engañan, ése es Jax”.
 
Por otro lado, aunque Pacific Rim (de Guillermo del Toro) resultó un fracaso en taquilla, el nombre de Charlie Hunnam empezó a sonar en rincones donde no se escuchaba desde…desde siempre, básicamente, porque en “Children of Men” y “Hooligans” jamás consiguió el papel protagónico. De pronto como Raleigh Becket, Hunnam le dijo a Hollywood: “Puedo cargar con el papel estelar. Puedo funcionar como héroe, puedo enamorar a la chica, y puedo verme increíble haciéndolo.” Y Hollywood le creyó. Al menos Universal Studios.
 
Mi blogguero favorito de cine, Hansel sin Gretel de “El Séptimo Harto”, diría que Charlie Hunnam no sabe actuar, no tiene el suficiente ángel (lo sé porque ya tuvimos esa conversación luego del estreno de Pacific Rim), pero yo me pregunto lo siguiente, ¿es realmente necesario tener a un ganador del Oscar haciendo un papel que fue escrito por una mujer (E.L. James) que inició su carrera haciendo fanfics de “Twilight” en foros de twihards en Internet? No lo creo. Aquí la pregunta importante es, ¿se ve bien sin camisa? La respuesta es sí. ¿Es una cara suficientemente conocida/desconocida como para darle punch a la franquicia? La respuesta es sí. ¿Después de seis temporadas de una serie que en cualquier momento anuncia su final va a tener el tiempo para hacer todo lo que el contrato de ’50 Shades’ requiera? La respuesta es ¡Sí!
 
¿Qué ‘no’ le ponemos a Charlie Hunnam?