El paso de Julio Cortázar por el cine

Sus letras se convirtieron en imágenes

Getty Images

Julio Florencio Cortázar (26 de agosto de 1914 – 12 de febrero de 1984) el escritor por todos conocido que tuvo un efímero paso por el séptimo arte, pero su obra sigue siendo material para la pantalla grande. A continuación algunas películas en las que se incluye su nombre en los créditos. 

La cifra impar (1962)

El eslogan de la película era “¡Por primera vez! ¡Cámaras argentinas filman en París!”, era también la primera ocasión en que adaptaba una obra del argentino nacionalizado francés,   Manuel Antin tomó el cuento “Cartas de mamá” del libro Las armas secretas para debutar en el cine con un drama bien fotografiado. El protagonista huye a Francia con la viuda de su hermano, para no ser juzgados por la familia, pero su madre se pone en con contacto con él y le escribe que su hermano preguntó por él…  

Circe (1964)

Delia Mañara es una jovencita burguesa de Buenos Aires a quien misteriosamente se le han muerto dos prometidos. Su tercer novio busca ablandar la coraza de esta mujer, pero ella disfruta de someter a los demás. Manuel Antin y Julio Cortázar hicieron el guion en Cannes, partiendo del cuento homónimo del último, y una vez en Argentina, Antin terminó el libreto junto con Héctor Grossi, mientras intercambiaban ideas con Cortázar mediante cartas y cintas magnetofónicas.

[También lee: Julio Cortázar de la A a la Z]

Blow-Up (1966)

Coproducción entre el Reino Unido, Italia y Estados Unidos, basada en “Las babas del diablo”; la historia sigue a un fotógrafo que cree haber retratado un asesinato. La película de Michelangelo Antonioni ganó la Palma de oro en Cannes un año después. Buscaron a The Who para que saliera pero no aceptaron, después hubo un acercamiento con The In-Crowd que no rindió frutos y finalmente fueron The Yardbirds quienes salen a cuadro interpretando el tema “Stroll on”.

L’ingorgo (1979)

Una cinta italiana de Luigi Comencini que tiene como origen el relato “La autopista del sur”. En la versión en pantalla, la trama se desarrolla en Roma, en donde se da un embotellamiento de más de 36 horas y la gente con el paso del tiempo comienza a ceder ante la situación, se viven dramas, histerias y demás episodios.

Diario para un cuento (1998)

El cuento homónimo de Cortazar resultó en una coproducción entre Argentina, España y Francia. Aquí un traductor trabaja en el puerto de Buenos Aires traduciendo las cartas de amor que reciben las prostitutas. 

Furia (1999) 

Antes de que Alexandre Aja hiciera Haute tension (2003) y The Hills Have Eyes (2006), llevó a la pantalla grande la trama de “Graffiti” y nos mostró un mundo postapocalíptico en el que Théo, un joven rebelde, pelea contra un régimen opresivo mediante graffitis, y en medio de esto se enamora de una misteriosa mujer personificada por la mismísima Marion Cotillard.  

Buscando la sombra del pasado (2004)

Gerardo Panero decidió investigar qué pasó con La sombra del pasado, película de 1946 que hizo Cortázar junto al fotógrafo Ignacio Tankel en 1944, cuando vivía en la ciudad de Chivilcoy. Sesenta años más tarde la gente de Chivilcoy trata de recordar que pasó con la cinta, su estreno y la amistad entre Cortázar y Tankel.

Mentiras piadosas (2008)

Diego Sabanés realizó una versión libre del cuento “La salud de los enfermos”, en el que una familia argentina de la década de 1950 se enreda en una serie de mentiras para ocultar a la madre (que tiene una salud frágil) la desaparición del hijo menor. Los hermanos y los tíos comienzan a escribir cartas, a mandar regalos de París y a inventar motivos para postergar su “regreso”, incluso involucran a la novia del desaparecido mientras tratan de descubrir qué pasó con él. 

Historias de Cronopios y de Famas (2014)

Los cuentos surrealistas de Cortázar se convirtieron en dibujos animados, pero lo mejor es que las imágenes fueron primero creadas por los grandes de la pintura argentina que después se digitalizaron, y dieron como resultado 10 relatos que fueron creados exclusivamente con software libre y de código abierto.

También lee: 

QUIZ: ¿Qué tan bien conoces a Cortázar? 

Escritores famosos y sus tragos favoritos

Ser pambolero no significa ser ignorante, autores escriben contra el futbol