Claves para entender al ultraviolento Alex

Uno de los papeles más emblemáticos de Malcolm McDowell

Oswaldo Betancourt Lozano
Foto: Oswaldo Betancourt LozanoOswaldo Betancourt Lozano

Uno de los papeles más emblemáticos de Malcolm McDowell es el joven Alex en La naranja mecánica, quien tiene aventuras inolvidables a lado de su pandilla, y cuyos principales intereses son la violación, la ultraviolencia y Beethoven.

A continuación cinco claves para conocer mejor al personaje.

5. Apellido

En los créditos, el personaje de Malcolm McDowell aparece simplemente como “Alex”, aunque éste se hace llamar DeLarge en algún punto. El detalle curioso es que en las notas de diferentes periódicos se lee claramente Alex Burgess, como el del autor del libro. Esto vino a reforzar la idea de ciertas personas de que se trataba de una especie de autobiografía, cosa que Anthony Burgess siempre negó; de hecho una versión cuenta que originalmente escribió su novela como una metáfora sobre el libre albedrío cristiano y el perdón, y que en su opinión, para ser un verdadero cristiano uno tenía que perdonar los actos más horripilantes.

4. Lenguaje

Este málchico (muchacho) y sus drugo (amigos) utilizan el nadsat para goborar (hablar), que es un lenguaje creado por Anthony Burgess que combina palabras inventadas por él, otra basadas en el ruso y la jerga rimada cockney, que es una forma de expresión común entre las clases populares de Londres. La primera edición no contaba con el glosario, pero después decidieron que sí era necesario, pues tan sólo son un poco más de 230 palabras.

A Clockwork Orange GIF - Find & Share on GIPHY

3. Refinado

A pesar de ser un joven con la sangre pesada y siempre a punto de la ebullición, nadie puede negar que tenía un gusto musical impecable. Sí, la novena sinfonía de Beethoven era una de sus piezas predilectas, aunque luego usan esto en su contra cuando le aplican el el tratamiento Ludovico. Pero no olvidemos que también escuchamos de su viva voz una versión de Cantando bajo la lluvia (escena improvisada que le gustó tanto al director que compró los derecho de la canción para poder usarla).

2. Estilo

Lo vimos de traje y en un atuendo elegante cuando va a la tienda de viniles, pero su vestimenta distintiva es su uniforme, por así decirlo, para azotar las calles junto a su pandilla, predominantemente blanco, aunque no es por su pureza. Si algún día quieres replicar su estilo, para hacerlo bien debes conseguir camisa, tirantes y pantalón blancos, botas negras, un sombrero de bombín (derby), una copa deportiva blanca, pestaña y bastón. El verdadero detalle están en la mancuernilla de ojo (con este tutorial puedes hacerte una). El diseño de vestuario estuvo a cargo de Milena Canonero, quien también trabajó con Kubrick en Barry Lyndon (por el que ganó un óscar) y El resplandor. Es más, fue tanto el éxito que la colección otoño-invierno 2008-2009 de Jean Paul Gaultier está inspirada en esta indumentaria.

1. El verdadero final

SPOILER ALERT Sobre advertencia no hay engaño, a continuación contaré el verdadero final de el drugo Alex: Stanley Kubrick no incluyo el último capítulo del libro en la película (por ahí se dice que no venía en la edición que tenía), lo cual hizo que Anthony Burgess, el autor, no estuviera del todo feliz con la adaptación, pues en las últimas páginas Alex, tras hacerse de una nueva pandilla, se encuentra a su antiguo amigo Pete, quien ya tiene una familia, y el protagonista se da cuenta de que él también quiere eso, su inclinación por la ultraviolencia es cosa del pasado porque ya maduró. Es un desenlace completamente diferente, en el que el personaje cambia drásticamente, a diferencia de la conclusión del largometraje, en donde queda como un ser ruin que vuelve a ser el mismo de antes.