El polvo en la luz

Disco: El polvo en la luz
Artista: Torreblanca
Género:
Origen: México
Formato: CD, digital download
Disquera: Arts & Crafts México
Año:

Por: Omar Morales @OmarInMorales

Este disco llegó a mis oí­dos por dos caminos en un mismo dí­a. Arts & Crafts y Chilango me enviaron un link para escucharlo y bastaron dos canciones para darme cuenta de que este grupo se ha consolidado como un potente generador de melodías pop.

Le escribí­ a su equipo de management y pedí­ una entrevista, porque para hablar con propiedad del cuerpo sonoro del nuevo disco de Torreblanca consideré obligada una charla con sus escultores. Mitad reseña, mitad cuestionario, en estas lí­neas resultaron involucradas mi sorpresa, sus ideas, mi curiosidad y sus memorias acerca de la concepción, gestación y alumbramiento de este ser musical llamado El polvo en la luz

1000 Fantasmas: Para seguir haciéndonos los locos, quebrarse la voz, llenarse los ojos de lágrimas… 

Un disco como El polvo en la luz implica un largo e intrincado proceso de producción: componer, montar y ensayar las canciones; elegir y negociar estudio de grabación, productor y músicos invitados, coordinar agendas; entrar al estudio y concentrarse en los detalles armónicos y sonoros, elegir los instrumentos y los micrónos indicados para grabarlas; llevar esas canciones divididas en multitracks a otros estudios para mezclarlas y masterizar las versiones finales…

¿Esperaban que les quedara un disco tan chingón cuando empezaron este largo camino?

Juan Manuel Torreblanca: Nunca habíamos tenido una reacción como la que tuvimos con este disco. Bella época fue un proceso muy disfrutable, pero cuando recibimos el master de El polvo en la luz todos estuvimos escuchándolo sin parar, yo estaba en mi cuarto en la madrugada con los audífonos puestos, en shock, incrédulo, agradecido y conmovido escuchándolo una y otra vez, y es rarí­simo que eso te llegue a pasar con tu propia música. Estamos muy agradecidos con toda la gente que se involucró porque es un sueño hecho realidad, lograr un disco que a uno mismo le fascine.

El polvo en la luz es un disco intenso y expresivo en letras y melodías, con un desarrollo de timbres y armoní­as que lo coloca por encima de los estándares del pop latino. Con una obra musical como esta ya se podr­ían retirar satisfechos…

JMT: Lo he pensado, incluso he dicho que “ya me puedo morir”…


El polvo en la luz es una gran sorpresa musical, de esas extraordinarias e infrecuentes que provocan admiración y envidia. Notable para un grupo mexicano relativamente joven que ha sabido mantenerse alejado de las discográficas dominantes. Como pocos, los integrantes de Torreblanca han sabido administrar los frutos de sus modestos logros, y el ejercicio constante les ha permitido desarrollar un poderoso músculo y una inquieta imaginación musical. 

Vapor: Que al despertar la cama siga con un hueco en el corazón y yo sin dirección… 

¿Con cuántas canciones llegaron al estudio de grabación?

JMT: Con las 12 que están en el disco. Me gustaría ser de esos hacedores de canciones que llegan con 50 al estudio y terminan eligiendo 12, admiro ese proceso pero no nos funciona.

Me genera mucha curiosidad el trabajo armónico de las canciones, los arreglos, ¿cómo fue?

El Tí­o: Varias de las canciones llegaron al estudio en maqueta, en pañales, porque Héctor Castillo, el productor, se metió hasta la cocina, abrió la alacena y buscó hasta el fondo, y su trabajo, su colaboración y dirección nos ayudaron a tener mucha claridad y un oí­do más amplio en los arreglos.

Escucho en el disco una gran paleta de colores y detalles electrónicos de percusiones y sintetizadores que le dan un nuevo cuerpo sonoro a Torreblanca, ¿cómo la desarrollaron y aplicaron?

JMT: Las percusiones electrónicas fueron un trabajo en conjunto de Jerson y Héctor, y los sintetizadores los desarrollamos Natalie, Héctor, su amigo y colega Didi Gutman y yo. Didi es un genio, es un elemento que hay que subrayar en el brinco sónico que dimos en este disco.


Pasaron dos años entre la composición de las primeras canciones y la versión final de El polvo en la luz como segundo Lp de Torreblanca, una obra musical que (insisto) sorprende por su buena factura. Muchos incrédulos menosprecian las ventajas de la buena fortuna, yo estoy convencido de que esfuerzo y talento se reducen a muy poco sin ese tercer elemento fundamental llamado suerte, y creo que este disco es producto de esa santísima trinidad que bendice a los artistas y entretenedores. Un trabajo como El polvo en la luz requiere de muchos recursos humanos y económicos, por sus cualidades y calidades marca un hito en la profesionalización de la industria musical independiente de nuestro país.

Cruz diez: Azoro, iridiscencia, adición, interferencia, sustracción…

Con todo respeto y admiración para los señores Rangel y Garcí­a, creo que en Héctor Castillo encontraron al productor que hizo explotar las canciones de Torreblanca, ¿Él los escogió a ustedes, ustedes lo escogieron a él, cómo fue la relación?
 
El Abuelo: Nos escogimos mutuamente. Estuvimos platicando un buen rato con Mathew Herbert para que produjera el disco, pero la agenda se complicó mucho con él. Con Héctor todo el proceso fluyó desde el principio con muy buenas formas.

¿Y cómo fue trabajar con Héctor Castillo en el estudio, con un productor que ha grabado con tótems como Philip Glass, Gustavo Cerati, David Bowie, Lou Reed y Beck?
 
El Abuelo: Estábamos a la mitad de las sesiones de grabación y soltó una frase que nunca olvidaré, yo dudaba de la efectividad de una línea de bajo y Héctor dijo con mucha autoridad y conocimiento de causa “Mira, hay dos notas, la que sí­ y la que no, así­ que deja de complicarte”… Con esa actitud y esas pocas palabras me ayudó a entender que las canciones esconden respuestas que uno debe encontrar.

JMT: Héctor es un sabio del estudio de grabación y una de sus grandes virtudes es la intuición para arreglar y grabar canciones. Sus ideas musicales son asombrosamente acertadas y eficientes. Hay productores que no saben bien cómo llegar a un resultado, Héctor estudia las composiciones, imagina cómo las va a mezclar y tiene muy claro qué es lo que la canción necesita, qué funciona y qué no. En ese sentido es una delicia dejarte dirigir por un productor que sabe construir las canciones en el espacio tridimensional de la música.

El Tío: Voy a decir algo un poco fuerte, pero Héctor Castillo es como el Guggenheim de la mezcla, tiene una forma sorprendente de concebir la espacialidad sonora y de construir canciones en ella, es un arquitecto de la grabación musical.

El polvo en la luz fue grabado en los estudios Sony y Honky Tonk de la Ciudad de México y en los Studio G de Nueva York (donde también se mezcló). Fue interpretado por los cuatro miembros oficiales de Torreblanca (Juan Manuel, El Tí­o, Jerson y El Abuelo), los dos no oficiales (Natalie Reyes y Sergio Silva) y poco más de 20 músicos invitados, entre los que destacan Peter Buck (R.E.M.), Didi Gutman (Brazilian Girls) y Chris Carmichael.

Como músico independiente reconozco un esfuerzo económico en tiempo y dinero inalcanzable para muchos de nuestra estirpe, ¿cómo hicieron para pagar todo esto?

JMT: Es fácil entenderlo si tienes un teléfono nuevo…

El Tío: Tuvimos la fortuna de que nuestra canción Roma se licenciara en una campaña publicitaria monstruosa y eso nos permitió pagar lo que debí­amos de la producción de Bella Época y con ese colchón de dinero darnos todaví­a el lujo de no escatimar en la creación de El polvo en la luz.

JMT: Sin el dinero de esa licencia no hubiéramos podido hacer este disco de la forma en que lo hicimos, desde la independencia, haciéndonos cargo de la producción ejecutiva y la administración de los recursos, con toda la libertad creativa que un músico necesita para trabajar. 

Con honestidad y admiración les digo que por sus valores estáticos, espero que mucha gente escuche y disfrute de este disco como lo he hecho yo. ¿A ustedes qué les gustarí­a que pasara con El polvo en la luz?

JMT: Todos los discos nos han sorprendido para bien, no esperábamos lo que pasó con Bella Época y no esperábamos lo que pasó con Defensa. El polvo en la luz se hizo con corazón, esfuerzo, sinceridad, suerte, generosidad, apoyo, amor, y si existe una lógica mínima en el universo creo que la suma de todo lo que involucra esta ecuación deberí­a ser positiva.

El Tí­o: Yo espero que se vuelva parte de la banda sonora en la vida de alguien.
 
¿Su canción consentida del disco?
 
El Tí­o: Sabotaje.
 
JMT: Para mí­ es muy difí­cil escoger, pero “Como un amigo” e “Indestructibles” son de las que más me gustan.

Natalie: Indestructibles y Queda.
 
El Abuelo: A mí­ me gusta Hubo valor.

 

A mí­, como ya dije, me gustó todo el disco, pero mis favoritas de El polvo en la luz son “1000 Fantasmas”, “Vapor” y “Cruz diez”.