Calabozo del Androide 32

Felíz Día Mundial del Zombie

Abriéndose paso entre las nubes, una inclemente luna llena se levanta comoseñora y testigo de la noche. Densa neblina envuelve cada rincón de un olvidadocementerio. Severa pestilencia se respira a la vez que el mohoso crujir de lassepulturas resuena. Los fallecidos han vuelto de ultratumba. Con pálidosemblante, a paso lento se dirigen a un sólo lugar, el Market Square enPennsylvania, donde en millares se citaron para saciar su agudo apetito.Cierren puertas y ventanas, no salgan a las calles, ellos desean masticarenteritos sus cerebros.

Este año, la mórbida reunión tendrá lugar en el segundo ZombieFest, donde por quinto año consecutivo se festejará el díamundial del zombie. El 11 de octubre, Pittsburgh acogerá amiles de muertos vivientes hambrientos de carne humana, en el mismo lugar dondeGeorge A. Romero filmó la original e inigualable Dawn of the Dead de 1977.

Habrá de todo, olimpiadas de zombies, el yafamoso concurso de comer cerebros o brain eating contest, el galardón al zombie másdesagradable y por supuesto el Walk of the Dead, que este año pretende romper el récord Guinness recién impuestopor una horda de 4,233 infames en el Zombie Walk de Seattle.

Estos seres del mal recrearán escenas de sus películas de zombies favoritas, dando inicio a la marcha, donde serán guiadospor su alteza zombie y embajador del evento: el profesorEmcee Square, quien los llevará al macabro punto de reunión, donde se tomará lafoto de registro para el récord.

Mark Menold, el famoso Dr. McSquared, anfitrión del show It’s Alive, estará presente marchando con toda la bandera deputrefactos seres.

Después del acto, los muertos mayores de 21 años están invitados a la mazmorra zombie donde el necro-dj amenizará al compásde cócteles de jugo gástrico y demás excentricidades con ojos en el fondo.

Pero quién dice que los zombies son sólo seresmalignos de lento andar: este año el evento esta diseñado para recaudar fondosen contra de la hambruna callejera.

El Distrito Federal no podía quedar al margen de tan distinguida y fétidaocasión. Por cuarta vez, una sanguinolenta horda de desgraciados se reunirá el23 de octubre a las faldas del Monumento a la Revolución para propagar lapeste. Seres de dientes amarillentos y saliva corrosiva se darán cita a partirde las 10 de la mañana, emprenderán el lento andar y tomarán abruptos el Zócalopor asalto. 

819