Viernes por la noche. Te sientes francamente agotada por la chamba y la neta, lo único que tienes en mente es llegar a cenar lo que tengas en el refri y tirarte a dormir.

En eso, tu pareja te manda un mensaje: ‘¿compro vino?’. Sabes que el vino es la antesala a que pongan a rechinar el catre. ‘Estoy agotada, mejor pedimos una pizza. Muero de hambre’, le respondes.

Aún así, tu pareja compra el vino y al llegar a la casa te lanza una mirada como perico que ve bizcocho. Le explicas que no estás de humor, pero aún así, él quiere tener sexo.

¡Oh, pues, ya te expliqué!

Sí, sí, en realidad, les tenemos una noticia: para los hombres, tener relaciones sexuales es tan básico y esencial, que incluso lo prefieren por encima de otras actividades placenteras como comer según los resultados de un estudio de la Universidad de Rochester.

Quizá las chicas aguanten vara durante mucho tiempo sin sexo, pero ellos no. Y aquí les decimos la razón.

¿Por qué? ¡Dímelo, Dios, quiero saber!

Seguramente tu tía Lupita te dijo alguna vez: ‘Karlita, ten cuidado pues los hombres sólo van a querer tu florecita’. Después de algunos años, tú decidiste ‘dar tu florecita’ cuando te dio la gana (y probablemente tu tía Lupita se quedó solterona).

Pero seguramente te has topado con tipos que sólo quieren tener sexo y ya. Algo así como un impulso por satisfacer una necesidad básica sin tener una relación necesariamente.

Ahora bien, no tiene nada que ver con una cuestión relacionada con la hipersexualidad (aunque hay quienes sí la padecen). En realidad, como siempre nos lo han dicho: los hombres pueden organizar sus pensamientos y sus acciones como si fueran una cajonera. Es decir, al abrir el cajón de los calcetines, SÓLO se enfocan en los calcetines; al abrir el de playeras, lo mismo.

No son maestros del multitasking como las mujeres y si abren el cajón del sexo, SÓLO piensan en eso. Claro, no significa que sean unos orates (aunque desafortunadamente sí existen) que no entiendan razones.

Simplemente, los hombres encuentran en el sexo una gratificación inmediata. En cambio, las mujeres encuentran la felicidad en el amor y los sentimientos. Mi vi-di.

Datos puros y duros

Explicado desde la ciencia:

– El área del cerebro dedicada al interés sexual es 2.5 veces mayor en hombres que en mujeres, segúnLouann Brizendine, fundadora y directora de la Clínica Hormonal de las Mujeres,Universidad de San Francisco. Por su parte, las mujeres son más empáticas debido a que su sistema de neuronas espejo es más grande y por lo tanto perciben de a tiro las emociones de los demás. Tan lindas ellas.

– Nada los detiene.Si llegan a sentir un dolor muy profundo, como una quemadura de sol, no se convierte en motivo para reducir su deseo sexual, según concluyeron investigadores de laUniversidad de McGill en Montreal, Canadá. No hay poder en la Tierra que les quite el deseo sexual.

– Elena Salomón, autora de 12 reglas simplespara el éxito en el amor, la vida y de citas en línea,dice que los hombres, por naturaleza, buscan una pareja que aguante un piano. Esto se debe a que quieren que su pareja sea fértil y un físico chido es la prueba más fiel de ello. (Claro, según ellos).

-Helen Fisher, investigadora de Rutgers University de New Jersey y autora del libro Anatomía del Amor, asegura que las testosteronas son culpables en gran parte del deseo sexual. Y bueno, como en la adolescencia estas hormonas se multiplican en 200 por ciento en los chamacones, su deseo sexual es prácticamente insaciable. De hecho, las mujeres que tienen altos niveles de testosterona piensan más en sexo.

– No todo está perdido. Tampoco es que los hombres sean máquinas de sexo insensibles, (aunque, repito, desafortunadamente existen). Cuando encuentran a la pareja que consideran ideal, se enamoran como locos y se juntan las ganas con el amor. Es en ese momento cuando buscan unirse a ella.

¿Qué les parece? ¿A poco muy dispuestos para echarse un quiebre en cualquier momento?

También checa:

Hazle el amor a la amistad
Fiestas arcoiris, la nueva moda
El sexo casual aumenta la autoestima