¿Qué se supone que se hace en esos casos?Pues darle rienda suelta a lacalentura. En realidad no le estaba haciendo daño a nadie…; acaso, hasta le hice el día a más de uno que venía en alguno de los coches de al lado.
Y es que, ¿a poco no es una gran forma de entretenerte en pleno tráfico? Creo que nuncame había sentido tan acalorada… La sensación de que tal vez alguiense pudiera dar cuenta de lo que estaba haciendo provocaba que mi adrenalina subiera amil.
Todo empezó como un juego inocente. Venía plácidamente sentada,manejando rumbo a mi casa, cuando no sé cómo me acomodé y la ropa interiorse subió un poco y comenzó a hacer de las suyas. Decidí soltar a mi imaginación y darle carta abierta a mi prodigiosa mano para hacer conmigo lo que ellaquisiera… uff, ¡si yo les contara!
He de decir que fue una gran experiencia y, aunque me tomó por sorpresa…,ojalá la vida me pusiera más sorpresas de ese tipo. Orgasmos como ese,siempre se agradecen. La vida está hecha de momentos y de nosotros dependeaprovecharlos o dejarlos pasar; nunca sabemos qué puede suceder.

¿Alguna vez han pasado por algo parecido? No sé. Tal vez quela calenturales tomarápor sorpresa en el metro, en la oficina, en un parque, en un
restaurante, en el teatro, en el coche, en el camión… En fin, en cualquier lugar
–no precisamente adecuado– para disfrutar un momento de pasión contigomisma(o).

Y es que –finalmente– no hay lugares buenos o malos, al cuerpo no le importa dóndeestamos… simplemente responde ante un estímulo que en ese momento resultaefectivo, lo demás, le vale gorro. De nosotros depende si le hacemos caso o nos esperamosshasta llegar a casa o al baño más cercano…
Si deciden probar qué se siente masturbarse en lugares y/o momentos pocousuales o comunes, sólo tengan cuidado: 1) de no cerrar los ojos [si vienenmanejando]; 2) de que no los vayan a cachar [hay quienes se podrían ponermuy incómodos o inclusive ofenderse] y 3) de valorar si vale la pena el momento [Y es que, si se te antoja hacerlo en la oficina, con tu jefe a lado –por muy excitanteque suene–, podrías perder el trabajo; así que aguas con las consecuencias dellevar a cabo tus fantasías. El precio –a veces- podría ser muy alto].
Y a ti ¿en qué lugares “fuera de base” te ha agarrado la calentura? ¿Hiciste algoal respecto o te esperaste hasta llegar a casa?
Cuéntame tu experiencia, megusta escuchar tus travesuras…