Aquí se trata de balancearte delicadamente (o no, ahí sí es cuestión de gustos) sobre un objeto… frotando así el ano y los testículos al mismo tiempo.

¿Por qué darle una oportunidad?
Porque las sensaciones que vas a tener al momento de venirte van a ser tan intensas que te dejarán pensando ¿por qué no lo probé antes?

Grado de dificultad
Lidear con la cerrazón mental… pero si eres de espíritu aventurero, esta técnica definitivamente es para ti.