En algún rincón escondido de nuestro ser, todos guardamos el espíritu voyerista. No digan que no, que bien que se meten todos los días a ver lo que publican los demás en sus redes sociales.

Es como un afán por saber qué hacen y cómo lo hacen demás.

Así que les traemos un listado de diferentes lugares a donde van las parejas swinger a vivir sus aventuras. Pero no nada más van parejas, sino que también pueden ir solos. ¿Quieren saber cuáles son y dónde están? Bien, sigan leyendo:

Lupita Roma

Este sitio, como se los hemos platicado anteriormente, es emblemático entre la comunidad swinger. Propiedad de Lupita Roma, quien hace que todos los que acudan ahí se sientan cómodos y sin inhibiciones.

¿Qué podré ver?: Suelen contar con un show erótico donde se ve a una pareja tener sexo en vivo como parte de la presentación de la noche. Cuentan con diferentes playrooms: para parejas, para tríos y gang bangs, para bailar y la pista principal. Arman dinámicas, juegos y concursos e integración, donde la participación es voluntaria. Aquí nada es a fuerzas.

¿Cómo funciona?: los miércoles son de Gang Bangs y tríos a partir de las 20 horas y pueden acudir hombres solos. Los sábados son de reuniones mixtas y pueden asistir chicas solas. El acceso a parejas tiene un costo de 500 pesos durante viernes y sábados (con bebidas incluidas). El cover de los miércoles tiene un costo de 200 pesos, las parejas pueden llevar sus bebidas y el club les da refrescos. El jueves no abren.

Ubicación: Calle 9 número 75, segundo piso, esquina con Francisco Morazán, colonia Gómez Farías. El teléfono de contacto es: 55400 22798.

Libido

Un deleite para las parejas swinger. Aquí no hay show en vivo, pero podrán entrar a los dos playrooms con los que cuenta y darse gusto con las selectas parejas que aquí acuden. Este lugar es de mucho estilo, su decoración es muy fina y quienes asisten ya se conocen en su mayoría. Es verdaderamente un club de reunión.

¿Qué podré ver?: Como dijimos anteriormente, no cualquiera puede entrar aquí. Se maneja mediante una lista de invitados con una clave personal e intransferible. De esta manera se asegura la entrada de parejas que realmente pertenezcan al ambiente swinger. Por tal motivo, lo que podrás ver aquí es seguridad y calidad. Se manejan por noches temáticas. No hay show erótico de introducción.

¿Cómo funciona?: Abren a partir de las 22 horas. El cover por pareja es de 600 pesos viernes y sábados, los jueves es de 300 pesos. Mujeres solas entran gratis. Hombres solos están permitidos los jueves y deben pagar un cover de 650 pesos. El consumo es por aparte; los bocadillos y las botanas son de cortesía.

Ubicación: Circuito Circunvalación Poniente número 7, Ciudad Satélite, Naucalpan de Juárez.

Club SW

Creado desde hace 23 años, Club SW recibe en sus instalaciones a todas las parejas swinger que quieran pasar una buena noche en compañía de otras parejas.

¿Qué podré ver?: Aquí sí hay un show erótico al inicio, pero la peculiaridad es que invitan, a quienes deseen participar, a tener sexo con los que realizan el espectáculo. Cuentan con una sala Lounge, un cuarto oscuro de fantasías, regaderas y un salón Voyeur. De igual forma, pueden bailar en un tubo que se encuentra en la parte superior. El lugar está impecable.

¿Cómo funciona?: Los miércoles abren de 21 a 2 horas, los hombres solos no pagan cover de 21 a 22 horas y las parejas tampoco, de 21 a 23 horas. Después de ese horario las parejas pagan un cover de 400 pesos, los hombres solos de 300 pesos y las mujeres solas tienen entrada libre. Los jueves abren de 21 a 3 horas, las parejas no pagan cover de 21 a 3 horas. Después de ese horario el cover es de 300 pesos para las parejas; 300 pesos, para los hombres solos y las mujeres solas no pagan. Durante los viernes y sábados, la entrada es de 22 a 4 horas. Las parejas pagan un cover de 450 pesos, excepto los viernes si llegan de 22 a 23 horas. Las mujeres solas entran gratis.

El consumo mínimo para todos es de 400 pesos, todos los días.

Ubicación: General Prim número 9, colonia Centro.

Casa Swinger

Éste es un lugar muy versátil. Hay de todo para todos. Quizá es uno de los lugares swinger más grandes, ya que cuenta con dos pisos en los que la gente puede andar libremente y a sus anchas.

¿Qué podré ver?: Una gran variedad de cosas. En el segundo piso cuentan con regaderas, una pista de baile y Body Paint, con una persona que hace tatuajes temporales.

En la parte inferior existen diferentes playrooms: Edén, Infierno (sitios en los que pueden entrar todos los que quepan) y un cuarto donde sólo puede estar una pareja, pero cuenta con paredes con agujeros donde los demás pueden meter tus manos para participar con ellos (si así lo desean y lo permiten). De igual forma, hay una cama de masajes para que se relajen un ratito. El único pero que le encontramos a este lugar es que los muebles lucen un poco avejentados.

Ofrecen un show de sexo en vivo al inicio y se manejan por temáticas. Hay un anfitrión que realiza dinámicas y concursos.

¿Cómo funciona?: Los miércoles y jueves abren de 18 a 24 horas y la entrada tiene un costo de 400 pesos para parejas. Los jueves abren a las 21 horas y el cóver de entrada es de 400 pesos. Los viernes y sábados abren a partir de las 22 horas y el cóver de entrada es de 800 pesos. Hombres solos pagan 800 pesos y mujeres solas entran gratis. El sábado es exclusivo para parejas y no está permitida la entrada de hombres solos.

Ubicación: Laguna de Mayrán, colonia Verónica Anzures. A una cuadra de Marina Nacional y frente a la Torre de Pemex.

Ojo: ninguno de los sitios cuenta con un título o anuncio en la puerta. Si la dirección concuerda, llegaron al lugar indicado. Verán gente de seguridad en la entrada, lo cual les garantiza que pasarán una buena noche sin problemas.

No está de más que conozcan las reglas antes de ir: no están permitidas las fotografías en el interior y si alguien les dice que no, es NO. No insistan. Todos los lugares cuentan con lockers o guardarropa para dejar sus pertenencias.

¿A cuál se lanzarán primero?

También lee:

La historia de #LadyCesárea

La obsesión de Alan Pulido por Cristiano Ronaldo

Siete historias de miedo en escuelas