A favor del joven

– Esos ojos suyos, son la cosa más bella y alucinante del planeta tierra.

– Tiene un cuerpo soñado, sexy, varonil, nos gustaría ser su reina en su personaje de Enrique VIII en The Tudors (ay major no, les mandaba cortar la cabeza).

– Su cara de desdén y su boca carnosita prenden mucho.

A favor del antaño

– Sombrero en cabeza, gabardina al cuerpo y cigarro en boca, en Casablanca.

– Este hombre encarna la verdadera representación de virilidad, que exhalaba hombría por los poros.

– Porque nos hubiera gustado que fuera de esta época.