Cuando platicas con tus amigas o con tus cuates sobre la noche que pasaste con Jimena (o con Carlos), se te llena el buche de orgullo al decirles que gracias a tu condición física y a tu capacidad para aguantar vara durante horas, estuvieron toda la noche teniendo sexo desenfrenado. Algo así como los conejitos de las baterías que siguen y siguen y siguen…

Y no lo dudamos. Quizás tus proezas a la hora de ponerle Jorge al niño sean magistrales. O probablemente has llevado el Kamasutra a niveles profesionales, a tal grado que podrías estar todo el día dándole duro y tupido.

Sin embargo, publicaron un estudio en donde revelaron cuál es el tiempo ideal que debe durar una relación sexual (los afectos al tantra quizás levanten la ceja) y resulta que no es una hora, ni siquiera de media sino de siete a 13 minutos.

Sí, siete a 13 simples minutitos.

¿Cómo así?

Un grupo de investigadores del Centro de Terapia e Investigación en Sexualidad de Estados Unidosanalizaron las cuestiones psicológicas y físicas que implica una relación sexual del tipo “long play”. En el estudio, publicado en The JournalofSexual Medicine, detallaronque más allá del tiempo ideal que se recomiende para tener sexo, es importante que las personas logren mantener una buena intimidad con su pareja y no un récord de duración.

Ellos realizaron una serie de cuestionarios a 50 miembros de la Sociedad para la Terapia y la Investigación Sexual entre los que figuraban psicólogos, médicos, trabajadores sociales, terapeutas matrimoniales y familiares, así como enfermeras. O sea, gente que está bien empapada con lo que los pacientes les platican.

En sus conclusiones clasificaron los tiempos de duración según lo que los participantes consideraron recomendable: la primera es la ‘adecuada’, que va de tres a siete minutos; luego es la ‘deseable’, de siete a 13 minutos; la ‘corta’ de uno a dos minutos (ni siquiera sabemos si a esto se le puede llamar tener relaciones) y por último, la ‘larga’ que va de 10 a 30 minutos.

Ay, ajá, ¿y eso por qué?

Pues dicen que cuando se tardan mucho, se reduce el placer, se agotan físicamente y les podría causar dolores en los genitales e incluso irritación vaginal.

Ojo: esto no incluyó el jugueteo previo (besos, masajes), sólo va desde la penetración hasta la eyaculación.

Eric Corty y Jenay Guardiana, quienes dirigieron la investigación, se entusiasmaron con la idea de analizar si verdaderamente una noche de sexo sin límite de tiempo es lo que satisface a las parejas. Con sus conclusiones buscan alentar a las parejas para que no se desanimen si no logran tener una sesión que dure más de 30 minutos, que en realidad, sólo es una fantasía de película porno.

Además, como muchas personas no logran aguantar los 30 minutos, se decepcionan e incluso pueden llegar a tener disfunciones sexuales, lo cual no está nada padre. Finalmente esto es como: ‘nunca se es demasiado rico o demasiado poderoso’. De igual forma, se cree que nunca se tiene todo el sexo que uno desearía tener.

Así que moraleja; más vale paso que dure y no trote que canse. ¿Qué opinan?

TAMBIÉN PUEDES LEER:

¿Te tomas muchas selfies? ¡Aguas con tu vida sexual!

Año nuevo, sexo nuevo

Propósitos sexuales para año nuevo