Este cotizado lugar, tiene ese nombre en honor al Dr. Gräfenberg –ginecólogo al que le debemos su descubrimiento o cuando menos eso cuenta la leyenda. Ultimádamente qué importa, el chiste es que esta zona erógena se encuentra ubicada en el primer tercio anterior de la vagina… o sea, en la parte interna a pocos centímetros de la entrada.

¿Por qué tanto alboroto con esto? Simple y sencillamente porque es una zona llena de terminaciones nerviosas y ¡se siente rico que lo estimulen!

El famosísimo punto G… para algunas un mito, para otras un cuento de hadas.

Bueno, bueno… tampoco hay que azotarnos sino lo encontramos… lo divertido es ¡buscarlo! Por eso, te dejo algunos tips que te pueden ser de ayuda para encontrarlo.

1. Encontrar el punto G
Generalmente se encuentra a unos 4 – 5 cm de la entrada de la vagina. Es relativamente fácil detectarlo porque es un tejido esponjoso-rugoso. Cuando las mujeres nos excitamos; las paredes de la vagina se humedecen, el tejido se vuelve más grueso.

Al estimularlo crea un sensación distinta a las cotidianas; de hecho a algunas mujeres les provoca la misma sensación como cuando tienen ganas de orinar y a otras, las hace incluso eyacular –también se le conoce como squirting.

2. Excítate
Es importante estar excitada, porque cuando lo estás es mucho más fácil encontrar y sobre todo, reconocer el punto G. Asíque, ponte una película XXX (Las edades de Lulú siempre es una buena opción), echa mano de tu vibrador de confianza o simplemente cierra los ojos y sumérgete en tu fantasía erótica preferida… Ya sabes, esa que no sabe fallar.

3. Introduce un dedo en la vagina
Puede ser un dedo (o dos) o si lo prefieres o un juguetito sexual. Una vez dentro de la vagina, cúrvalo hacia tu panza, como cuando le pides a alguien que se acerque a ti, de manera que esté apoyado en la parte anterior de tu vagina. Si tienes los dedos cortitos puedes usar un juguete… te aconsejo que sea uno especial para Punto G, puesto que ya traen esta curvatura necesaria.

4. Estimula tu punto G
¡Ya lo tenemos! La parte más difícil ya pasó, una vez que lo hayas localizado, ahora sí… ¡empieza la fiesta!
Con ayuda de dos dedos (índice y corazón o corazón y anular) empieza a golpear y acariciar el punto G. Ve probando tranquilamente hasta que encuentres el ritmo y el lugar que más te prende.

5. Experimenta
No hay UNA única manera de estimularlo, cada mujer es diferente y por lo tanto necesitas conocerte. Nada mejor que ir experimentando y probando diferentes posturas, con uno, dos o más dedos, o juguetes sexuales. Otra opción es que sean los dedos de tu pareja los que investiguen dónde está este famoso punto G o también, ¿por qué no? alguno de esos juguetitos sexuales más sofisticados, como los vibradores rabbit.

6. ¡Eyacula! (o no)
Muchas veces al presionar el punto G o con las contracciones provocadas por el orgasmo, una mujer puede tener una eyaculación femenina. NO se trata de orina, no es nada raro, pero tampoco le ocurre a todas. Si te pasa… no te preocupes; no te has hecho pipí encima, es algo completamente natural. ¡Disfrútalo!