R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales

El Big Brother puede estar en tu bolsillo

VÍAMariana Limón, Diana Delgado
Red en Defensa de los Derechos Digitales
Ilustración: Israel Vargas

Los escándalos por espionaje y mal uso de datos personales se han acumulado en México. En 2015, gracias a una filtración, se supo que nuestro país era el principal cliente de la empresa Hacking Team, dedicada a vender software para espiar; el año pasado, The New York Times reportó el uso gubernamental del software Pegasus para espiar a activistas y periodistas, y este año nos enteramos que Cambridge Analytica usó los datos de 790 mil mexicanos. Red en Defensa de los Derechos Digitales quiere que conozcas tus derechos en la red.

«A diferencia de otras interferencias con nuestros derechos, cuando se trata de espionaje tú no sabes que te están espiando. Si te detiene en la calle un policía y te golpea, sabes que está sucediendo y puedes defenderte, pero con las invasiones a la privacidad es más complicado. También es más difícil documentarlo y, por lo tanto, resistirlo», dice Luis Fernando García, director de R3D: Red en Defensa de los Derechos Digitales.

Hasta principios de 2014, en México había un vacío: ningún actor de la sociedad civil se dedicaba a estudiar estos temas. Así nació R3D. Su misión es la defensa de los derechos en el entorno digital a través de la investigación, litigios y estrategias de incidencia y comunicación.

Qué busca Red en Defensa de los Derechos Digitales

«Maximizar los aspectos positivos de las tecnologías digitales en la sociedad y minimizar sus impactos negativos —explica Luis—. No somos ni tecnoutopistas, ni tecnoapocalípticos. Es decir, no creemos que la tecnología va a acabar con la sociedad, ni que por sí sola es la solución a todos los problemas del mundo. Creemos que ofrece grandes oportunidades para ejercer derechos humanos y también presenta desafíos novedosos al respecto».

Pero, ¿qué son los derechos humanos digitales y cómo reclamarlos? Luis explica que son los derechos humanos que ya existen con una perspectiva que interactúa con la tecnología. «Bajo esta dimensión, nuestros derechos —todos, desde la libertad de expresión hasta acceso a la salud— se ven impactados, positiva o negativamente. El reto se trata de asegurar que los derechos ya conquistados no se vean perjudicados por el avance tecnológico, sino que, por el contrario, se vean beneficiados».

También te puede interesar: Smability, por una mejor calidad del aire en la CDMX