Mujeres se quedan sin opciones donde abortar por desabasto de medicamentos

Solo hay medicamento en una alcaldía

desabasto de medicamentos en clínicas públicas
Foto: Pixabay

El desabasto de medicamentos en clínicas públicas para abortar ha provocado que las mujeres no tengan el servicio. Aunque 13 clínicas públicas de Salud Sexual y Reproductiva de la Ciudad de México están habilitadas para realizar la interrupción legal del embarazo (ILE), actualmente en sólo dos de ellas, ambas ubicadas en la alcaldía Venustiano Carranza, está disponible el procedimiento.

La Ciudad de México se convirtió desde 2007, cuando se despenalizó el aborto en la capital, en la opción para las chilangas y mujeres de otras entidades que deciden interrumpir su embarazo de manera segura, legal y gratuita. Sin embargo, en las últimas cuatro semanas la falta de medicamentos ha limitado ese servicio y también ha provocado que las pacientes compren su propio medicamento.

Todavía a principios de año, las mujeres que buscaban interrumpir su embarazo podían hacer fila en alguna de las 13 clínicas para conseguir una de las 20 fichas que se repartían. Actualmente, la situación se ha vuelto más difícil con el desabasto de medicamentos en clínicas públicas, pues ahora se reparten 14 turnos sólo en las unidades médicas Dr. Juan Duque de Estrada y Beatriz Velasco de Alemán, las únicas donde se realizan los procedimientos médicos o quirúrgicos gratuitos para abortar.

“En la Secretaría de Salud solamente contamos con dos unidades porque hay desabasto de medicamento. Si usted acepta acudir y pagar el medicamento para la interrupción es en Venustiano Carranza. Todo el procedimiento es gratuito pero al momento de elegir el método de interrupción ahí le van a comentar el desabasto”, indica personal de la línea Medicina a Distancia (5132-0909), perteneciente a la Secretaría de Salud de la CDMX.

También lee: Aborto y objeción de conciencia: 11 años y el debate sigue

Encargados de la clínica Beatriz Velasco de Alemán y de la Juan Duque de Estrada, así como de la línea Medicina a Distancia, indicaron a Chilango que se dividen a las pacientes en grupos de siete mujeres para que compren entre ellas el medicamento que induce el aborto mediante la estimulación de contracciones en el útero. Aunque no precisaron montos ni nombres de medicamentos concretos, pues este lo señala el médico encargado, comentaron que el costo oscila entre 100 y 300 pesos para cada una.

Las mujeres que deciden practicarse un aborto deben formarse a las 6:00 am afuera de la clínica para obtener una ficha. Una hora después las pasan a una sala de espera y para las 8:00 am se les realiza un ultrasonido y los estudios de laboratorio para indicarles el método recomendado para la interrupción: aborto por medicamento o aspiración manual.

Se les da la receta con el medicamento que deberán comprar, por lo que entre ellas se ponen de acuerdo para que una o todas en grupo salgan de la clínica y lo compren en una farmacia. Después tendrán que regresar a continuar el procedimiento. Se estima que salgan del lugar a la 1:00 o 2:00 pm.

“Esto es un proceso que lleva 10 días aproximadamente, así que ese tipo de eventualidades sobre saber dónde está, si hay una farmacia cerca, seguramente ya lo tiene contemplado la unidad (médica)”, señaló una encargada de atención en la línea de la Secretaría. “La limitante del medicamento es a partir de un mes aproximadamente a la fecha. Al inicio de año sí había disponibilidad completa pero ahora por cuestiones de presupuesto no hay disponibilidad de medicamento”.

En tanto, personal del resto de las unidades médicas en las que se ofrecía la interrupción legal del embarazo confirmó a Chilango la falta de servicio debido al desabasto de medicamentos en clínicas públicas.

“Sí hay pero no tenemos medicamento y llevamos semana y media sin medicamentos, así que no hemos realizado los procedimientos y no sabemos cuando va a llegar”, señaló personal de la Clínica Especializada en la Salud de la Mujer “Marta Lamas”, en la alcaldía Miguel Hidalgo.

En tanto, en la dirección del Hospital Materno Infantil Dr. Nicolás M. Cedillo, en Azcapotzalco, afirmaron que se realiza el procedimiento pero actualmente no cuentan con el servicio: “Es por ahorita, hace falta medicamento para realizarlos (…) No saben cuándo lo volverán a tener”.

Si has decidido practicarte un aborto, ahora sólo podrás acudir a la Clínica de Salud Sexual y Reproductiva del Centro de Salud T-III Dr. Juan Duque de Estrada, ubicada en Oriente 170 número 154, colonia Moctezuma 2da. Sección, y a la Clínica del Centro de Salud T-III Beatriz Velasco de Alemán, en avenida Ingeniero Eduardo Molina esquina Peluqueros, colonia Michoacana.

La atención solamente es de lunes a viernes. Personal de las unidades y de la línea médica recomiendan llegar a las 6:00 am para formarse y obtener una de las 14 fichas, ya que, ante la demanda por el desabasto de medicamentos en clínicas públicas, si las interesadas no alcanzan lugar tendrán que regresar al día siguiente.

La interrupción legal del embarazo se puede llevar a cabo hasta las 12 semanas de gestación mediante técnicas a base de medicamentos o aspiración. En embarazadas de hasta 9 semanas de gestación, o 63 días de la última menstruación o corroborado por ultrasonido, se utilizará preferentemente el misoprostol. En tanto, a las que tienen más tiempo de embarazo se le practica aspiración manual o eléctrica endouterina.

Los requisitos que solicitan en la clínicas públicas son: identificación oficial, en original y copia; comprobante de domicilio en original y copia; e ir con un acompañante que tenga identificación oficial también en original y copia, estudios de laboratorio de grupo sanguíneo y biometría hemática, llevar litro y medio de agua, y tener 8 horas de ayuno.

Acerca del desabasto de medicamentos en clínicas públicas, Chilango contactó a la Secretaría de Salud de la CDMX, el martes 26 de marzo el departamento de Comunicación Social señaló que existe abasto de misoprostol en las 13 clínicas y de mifepristona “por ahora no en todas”.

También te puede interesar: ¿Por qué la objeción de conciencia es un retroceso en materia de aborto?