Noel Gallagher y la nostalgia de pertenecer a Oasis

Así se puso su concierto en el Metropólitan

La decadencia del “Brit Pop” lleva más de una década y se niega a morir, aunque son pocos de aquella notable camada que continúan vigentes, ya sea por nostalgia (Suede) o por arriesgarse a no morir sin continuar elaborando música en la misma sintonía (como Travis).

Noel Gallagher decidió apostar al lado de los High Flying Birds su permanencia en los escenarios, tres discos de solista (The Dreams We Have As Children, Noel Gallagher’s High Flying Birds y Chasing Yesterday) lo mantienen para que las nuevas generaciones puedan conocer al líder de Oasis y lo que queda de esa banda que era capaz de llenar el estadio Wembley.

97929noel02
noel02

Los fans del británico nacieron en los setenta y ochenta, es la fauna que predominó en el Teatro Metropólitan un año después de que Noel cancelara uno de los dos  shows que dio por presuntos problemas estomacales.

“Everybody’s On The Run” y “Lock All The Doors” dejaron fluir los primeros gritos, cuarentones, treintones chilangos y damas que rondaban entre tres y cuatro décadas (algunos acompañados hasta por sus padres, aunque no lo crean) saltaron, como si veinte años desaparecieran al primer acorde.

¿Chavorruqueando? “Fade Away” y “Champagne Supernova” fueron los primeros instantes de Oasis, “Sad Song” terminó por hacer brincar sin cesar a un tipo de escaso cabello y que emulaba la guitarra del vocalista con un entusiasmo digno de un  adolescente.

97930noel03
noel03

“¿Cuántos de ustedes estuvieron aquí la ultima vez que vinimos?”, preguntó Noel.

“The Masterplan”, “Listen Up”, “Wonderwall” y “Don’t Look Back in Anger”, cuatro himnos que se entonaron por cientos de gargantas, por la nostalgia de ver sólo una parte de una banda que marcó una generación.

También checa: