El DF como anfitrión de Jagger

Los Stones y sus fugaces visitas chilangas

Cumplir siete décadas de existencia al ritmo de Mick Jagger no es cualquier cosa. Una vida llena de lujos, excesos, mujeres, alcohol y rock and roll lo han mantenido en ‘forma’ y ‘vigente’ para que al menos cinco generaciones de mexicanos disfruten de su voz y de sus cadenciosos bailes.

El cuerpo escuálido más movido en la historia del rock cumple 70 años este 26 de julio; sin embargo, a pesar de la importancia de la banda que lidera, y de su longeva edad, Michael Philip Jagger sólo ha pisado México en tres ocasiones junto con los Rolling Stones

La primera ocurrió en los 90, en enero de 1995, para ser exactos, cuando la banda visitó nuestra ciudad para ofrecer cuatro conciertos en el Foro Sol, como parte de la gira del disco ‘Vodoo Lounge’. Como parte de esta recopilación de los momentos de los Rolling en nuestra ciudad, buscamos a quienes pudieran proveernos información “privilegiada”, uno de ellos es el fotógrafo mexicano Fernando Aceves, quien ha sido testigo de las tres paradas de Jagger en territorio nacional.

La primera, la más especial, pues tuvo una sesión de tomas privadas con el grupo en el ex templo de San Lázaro, una edificación que data de 1572, ubicada a un par de cuadras del Palacio Legislativo y muy cerca del metro Candelaria, en el Centro de la Ciudad de México. Según nos contó Fernando, los británicos eligieron este lugar para grabar el video musical ‘I Go Wild’, Aceves fue llamado por la disquera para poner su cámara en acción en un sinfín de obturaciones. 

61113Los Stones vistos por Fernando Aceves
Los Stones vistos por Fernando Aceves (Fernando Aceves)

El trabajo fue delegado a Aceves de sorpresa. Un fotógrafo brasileño era quien seguiría a la banda por la gira, sin embargo, éste no llegó y EMI llamó al mexicano para suplir la ausencia. “Se mantuvo muy en secreto (la sesión). Oficialmente la banda no estaba en México, todo fue muy hermético”, reveló el fotógrafo a Chilango.com.

Las tomas estaban destinadas para formar parte del archivo del grupo, sin embargo, el fotógrafo nos comentó que hasta ahora no han sido publicadas en ningún disco del grupo; incluso, él ha llegado a suponer que el staff que recibió el material pudo perderlo.

A pesar de que la convivencia entre Jagger y Aceves fue efímera, Fernando nos platicó un par de cosas sobre el ícono del rock: “Describir a alguien como Mick Jagger es muy complejo. Él, como figura pública de tan alto rango, es difícil de conocer de una manera abierta. Fue una sesión fuera de lo común, sin gente externa, periodistas o fotógrafos”.

Aceves recuerda que la sesión mostraba el lado humano de la banda; Keith Richards con una botella de vodka, Charlie Watts más ecuánime y Ron Wood con una actitud muy dispersa por la vida desenfrenada que ha llevado durante toda su carrera. “Los percibí con cierta sencillez, muy básicos, el glamour estaba presente pero no al grado de cuando están frente al público”, agregó. 

Jagger era diferente, dijo, poseía esa magia y presencia de la que carecían los demás integrantes en algunos momentos: Mick “es más como un hombre de negocios, una persona centrada, tiene la imagen de un empresario o de una industria. Lo veía más como un personaje de la realeza, hablaba poco, arrogante, sí, pero poseedor de una arrogancia justificada por ser quien es”, explicó quien ha retratado a músicos de la talla de David Bowie, U2, Paul McCartney entre otros.

Un día después de la grabación, los Rolling Stones dieron una conferencia en el Palacio de los Deportes sólo para algunos periodistas y medios de renombre. Después de 15 minutos, Jagger, con su habitual omnipresencia, decidió cortar de tajo los cuestionamientos para después retirarse. Jagger “suele tener el control absoluto de las cosas, no se pone en manos de alguien para contestar situaciones intrascendentes”.

Antes de la grabación del video ‘I Go Wild‘, los Rolling Stones tuvieron un ensayo previo  en uno de los salones del Palacio de los Deportes, ahí acondicionaron un estudio para trabajar con las canciones que interpretarían durante la gira por Sudamérica. “Me llamó la atención que tocaron ‘Fool To Cry’ del disco ‘Black and Blue’, una y otra vez. Fue raro porque nunca la tocaron en el concierto”, recordó. 

61115Mick Jagger y Lisa Fische
Mick Jagger y Lisa Fische (Getty Images)

Tres años después (febrero de 1998), los Rolling se presentaron de nueva cuenta en territorio nacional para promover ‘Bridges To Babylon’. Jagger regresó con mayor hermetismo al grado de no aparecer por ningún medio, tampoco hubo conferencias ni encuentros ’exclusivos’ con la prensa. 

En febrero del 2006, las ‘Piedras Rodantes’ regresaron a territorio nacional como parte de la gira ‘A Bigger Bang’ para dar un concierto en la capital chilanga el 26 de febrero. Su estancia en la capital fue efímera; Jagger y compañía se hospedaron en el Four Seasons (donde lo habían hecho en anteriores ocasiones), ahí estuvieron encuartelados la mayor parte del tiempo, tan sólo estuvieron un par de horas en el bar del hotel, sin dar autógrafos ni aceptar fotos, además de no ofrecer conferencia de nueva cuenta.

En Monterrey, tres días después, los Stones se comportaron de la misma manera: un fuerte dispositivo de seguridad y apariciones esporádicas en las calles fueron los ‘actos’ más sobresalientes que hizo la banda en tierras regias.

Y así, aunque su paso por la capital ha sido fugaz, la huella que ha dejado el británico en suelo chilango es indeleble: Sir Mick Jagger con siete décadas de autoridad musical.

Cabe mencionar que una de las fotografías que Aceves tomó en aquella legendaria sesión con las ‘Piedras Rodantes’ será parte de una colección que presentará el MUNAL a partir del 22 de agosto y que girará en torno a la Historia de México vista en imágenes.