Un esquiador bien mexicano

Tómala barbón

 

A menos de que hayas vivido en Cánada toda tu infancia, seguro los Juegos Olímpicos de Invierno de este año, en Vancouver, han pasado sin pena ni gloria para ti. Más si intentaste verlos por el Canal 22 –¡qué pésimos comentaristas!. El highlight del evento para nosotros fue la participación de un mexicano… sí, uno. Y de 51 años. Y que ha vivido 41 fuera de México. Y que, además, desciende de la realeza de Austria.

¿Quién es este compatriota? Nada menos que Hubertus von Hohenlohe. Sí, Hubertus. No Pancho, no Pepe, no Alex… Hubertus. Así o más mexicano. Nuestro amigo Hube ha participado en cinco Olimpiadas de Invierno y, en ésta, fue el único participante “mexicano”.

Ocupó el sitio 78 entre un total de 153 competidores, en la prueba del Slalom Gigante y este sábado participará en el Slalom.

 

                                            

Te van un par de datos de Von Hohenlohe, tomados de Wikipedia: “Creció en México hasta los 10 años de edad, cuando su familia se mudó a España, y después a Austria, cuya nacionalidad también posee, y donde estudió en escuelas de las ciudades de Vorarlberg y Graz”.

“Su madre es la Princesa Ira von Fuerstenberg, una princesa ítaloalemana y sobrina de Gianni Agnelli, el magnate de la marca de vehículos Fiat, y su padre es Alfonso von Hohenlohe, quien introdujo el automóvil Volkswagen en México. Reside actualmente en Marbella, España, y en Liechtenstein, y debido a sus actividades también en Austria, donde es un cantante pop, y mantiene frecuente contacto en los círculos sociales de Viena”. Da gusto que personas que no saben ni comer un taco representen al país en unos juegos a nivel mundial.