Los extranjeros contra el Chilangoñol

Ya chole chango chilango...

Si de por sí aprender español debe de ser difícil, la manera en la que lo hablamos en la Ciudad de México debe de ser más: esto aplica tanto para rusos, chinos y también para los latinoamericanos que llegan aquí sin saber porqué decimos “¡chale!” para todo.

 

Desde hace mucho tiempo nuestra ciudad se ha llenado de mucha gente del mundo mundial, así que este debe de ser un problema común. Preguntamos a algunos extranjeros (algunos del otro lado del mundo) qué ha sido lo más difícil de aprender del chilangoñol y del español en general. Esto nos contestaron:

 

Mbaye Sene, Senegal

98214Senegalí sacado de onda
Senegalí sacado de onda (Guillermo Guerrero)

“La palabra ‘onda’. No sé cómo se aplica. Entiendo que un ‘¡qué buena onda!’ es algo que da alegría y que un “¡qué mala onda!” da tristeza. Pero cuando dicen ‘¿qué onda?’ no sé si es buena o mala, o a qué se refieren. También cuando dicen ‘esa onda’ y yo no sé si es algo de la física, un objeto o un sentimiento. Me he fijado que todo depende de la inflexión de la voz, pero aún para mí -que llevo varios años en México- es confuso”.

 

Fiorella Lorusso, Italia

“Definitivamente ‘pinche’. Pinche lo pueden usar para degradar algo como ‘pinche vieja’ -que odio- o ‘pinche jefe’. Pero la confusión viene cuando la usan creo como.. eh… ‘pinchurrientu‘ (ríe) que significa según yo que hay poquito de alguna cosa como ‘esa comida es pinchurrientu‘. Me he dado cuenta que pinche también lo usan como expresión de asombro así como ‘¡Pincheee!’. Ustedes están locos”.

 

Anna, Siberia

Nota: aquí nos ayudó su novio porque ella no habla muy bien español.

98215Anna de Siberia
Anna de Siberia (Guillermo Guerrero)

“A Anna se le dificultan mucho las palabras con ‘tl’ y todas las cosas en náhuatl” Intentamos que dijera Popocatépetl, pero no pudo y le ganó la risa. Luego Anna nos platicó ‘se me dificultan mucho los artículos, nunca sé cuándo una cosa es en femenino o en masculino. A veces digo ‘el papelita’ o ‘la perrito’: el ruso es mucho más sencillo” ¡Ajáaaa!

 

Sonia Briceño, Venezuela

98216Sonia Briseño
Sonia Briseño (Guillermo Guerrero)

“Vamos, que hablamos el mismo idioma. Pero cuando llegué a México se me dificultó mucho saber cómo usar la palabra ‘madre’ cuando la usan en frases como ‘está a toda madre’ o ‘qué madre es esa’. Al respecto tengo una anécdota muy buena: un día estaba en una clase y uno de mis maestros hizo algo que me dejó asombrada. Quise verme bien y exclamé en voz alta algo así como ‘¡Está bien madre!”. Se hizo un silencio en todo el salón y ahí supe que la había regado. El maestro me dijo ‘Sonia, me parece que quisiste decir otra cosa’. Todos se rieron de mí”

 

Yoshiko H., Japón

‘¡Todo el español se me hace difícil! ¡Y ustedes los chilangos lo hacen peor! Aún no entiendo porqué dicen ‘bueno’ cuando hablan por teléfono. Más que una palabra en particular, hay algunas expresiones que no tienen sentido y que yo repito solo por costumbre. Por ejemplo, el ‘provecho’ cuando acaban de comer. Otra que me dijeron hace poco fue que a un amigo se le cayó la comida de su tenedor y me dijo ‘se te antojó’, y le expliqué que no se me había antojado, que yo ya había comido y todos en la mesa se rieron de mí. ¡Ah! y otra: decirle hijo o mi’jo a los demás. Entiendo que es de cariño, pero se me hace raro decirle ‘hija’ a una amiga ‘¿qué onda, hija?'”

 

Nos sentimos un poco culpables por tales deformaciones a la lengua, pero como somos bien chidos, se nos pasó de largo. Chale, como que bailó Bertha. Mal pex por los morros que vienen del extranjero y luego ya no saben ni qué onda con lo que decimos. Pero cuéntenos: ¿creen que el Chilangoñol es difícil? ¿Si fueras de otro país nos entenderías?

También lee:

Raúl Araiza la vuelve a regar… ahora con el Hoy no Circula

Los cambios de Acapulco Shore en su tercera temporada

Michael Nyman gratis, jazz, Cervefest, taco vegano y más este fin

Vienen cambios radicales en Instagram

Curiosidades de Albert Einstein