¿Era parte del acto?

No podemos dejar de mirar

Con rutinas como ésta uno se pregunta: ¿Quién diablos es el coreógrafo? Es una pequeña historia en la que primero juegan a las espaditas y después él la apuñala. Antes de “morirse” se cae de verdad y se rompe el hocico. 

http://www.youtube.com/watch?v=mi93B5JbH-w