10 formas de fingir que trabajas

Sé el Empleado del mes

Dos de cada tres personas alrededor del mundo sufren una enfermedad incurable, contagiosa e impredecible científicamente conocida como ‘fiaca’. Es una condición que no presenta síntomas y puede presentarse en cualquier momento.

Sufrir un ataque crónico de flojera es algo grave que puede afectar la vida laboral, social, e incluso, sexual de las personas. Sin embargo, no debemos entrar en pánico, eso está de flojera. Preparamos algo especial para los más flojos.

Sabemos que muchos de nuestros lectores revisan el sitio desde la jungla Godínez, por lo que nos dimos a la fatigosa tarea de apuntar 20 formas de fingir que trabajas, para que puedan sobrevivir a esos terribles cuadros viciosos. 

OJO: Por su propio bien y futuro laboral no deberían abusar de estos puntos, de lo contrario podrían terminar tomando vacaciones permanentes sin pago y qué flojera buscar trabajo.

10. Procura ser puntual

Quizá parezca un poco contradictorio pero es muy funcional. Siempre, siempre debes llega temprano al trabajo. Cuando empiecen a señalar la falta de entusiasmo, nadie nunca se atreverá a señalar al Godínez tempranero. Es el crimen perfecto. Siempre podrás argumentar: “Soy el primero en llegar”.

9. Captura de pantalla

Una muy buena forma de aparentar que eres el empleado del mes es hacer captura de pantalla de tu monitor con todas las herramientas de trabajo abiertas, es decir, abre todos los programas que deberías estar usando, ya sea Excel, Word, Photoshop, lo que sea. Así, cuando tu jefe o alguna persona se acerque siempre podrás minimizar tu Facebook, o lo que sea que estés haciendo y nadie sospechará de tu procrastinación. 

60805Bob
Bob

8. No seas tímido

Procura hacer mucho ruido, ya sea tecleando fuerte para que parezca que estás inmerso en el trabajo. O cuando te estires y bosteces, así todos pensarán que el estrés te está agotando. Además, haciendo ruido, todos tendrán presente que estás en tu lugar. Es lo que en marketing se conoce como ‘presencia de marca’. 

7. Camina rápido

Ya sea que te levantes al baño, vayas por café, recibas una llamada de tus compadres, o te quieras ir a dar una vuelta, procura hacerlo con un paso acelerado como si estuvieras compitiendo en las olimpiadas, o huyendo del trabajo. De esta forma fingirás tener prisa todo el tiempo y nadie se atreverá a molestarte. Lo que nos lleva al siguiente punto.

6. Finge estar estresado

En todo momento expresa tu inconformidad, pero tampoco exageres, obvio. Haz ademanes de estrés, juega con tus dedos en el escritorio como si estuvieras esperando impacientemente a que se cargue algún programa (aunque en realidad sea que Facebook hizo que se trabara tu compu). Es una técnica infalible.

5. Niégate a tener más trabajo

Cuando tus compañeros de trabajo recurran a ti para pedirte más cosas, responde con un aire de molestia y replica: “no puedo, es que tengo mucho trabajo” y retírate de la conversación (aunque en realidad llevas 2 semanas sin hacer nada importante). Ahora, regresa tu mirada a la pantalla y sigue chismeando por Facebook.

60807Bitch.
Bitch.

4. Usa audífonos

Nada dice: ‘requiero concentrarme en mi trabajo’ como usar un buen par de audífonos. Con ellos, te aislarás del ruido godín y podrás escuchar tus chistes de Polo polo sin ser molestado por los deberes. Además, cuando te veas inmerso en la situación del punto anterior podrás fingir sordera.

3. Lleva tu libreta o iPad a todos lados

Así todos pensarán que estás tomando notas y apuntes súper importantes para tus próximas juntas de negocio. No tengas miedo de llevarla incluso al baño ahí es donde nacen las grandes ideas y logras seguir avanzando en tu cruzada de Candy Crush.

2. Participa en las juntas y discusiones

Siempre que estés inmerso en una junta levanta la mano, participa, opina, critica, ríe. En fin, haz que tu interés parezca genuino. Impresiona a los jefes para que cuando las evaluaciones de desempeño salgan a la luz crean que hay errores y que tú, en realidad, eres un elemento relevante en el equipo de trabajo. 

1. Socializa

Cualquier momento es bueno para bromear frente a tu escritorio. Platicar con tus compañeros. Acepta invitaciones por café, cigarros o lo que sea. El universo es tuyo, las posibilidades infinitas. Procura que toda la empresa te conozca. Nadie sabrá exactamente qué haces, pero siempre es importante hacer buenas relaciones públicas. Así el día se te hará más corto y el trabajo más leve. O nulo.

60808Cookies
Cookies

*** Decir que harás más de lo que en realidad haces…

Como redactar un texto titulándolo “20 razones para fingir…”, y sólo escribir 10.