La Casa del Apartado, misma que albergó a la Casa de Moneda de México entre 1848 y 1992. Aquí se conservan las máquinas y equipos con que se acuñaron las monedas mexicanas durante 140 años.