El inadaptado

Entrevista con Devendra Banhart

Platicamos con Devendra, a pesar de que se sentía un poco indispuesto después de comer unos tacos de ojo y lengua en la colonia Roma, acerca de la muestra en la que también figura obra de Fabrizio Moretti, Beck, Marilyn Manson, Marc Bell (caricaturista canadiense), entreotros diez artistas. Aquí la entrevista que nos dio.

¿Qué tienen en común los artistas que curas en esta exposición? ¿Que son tus amigos?

No se trata solamente de nepotismo. Yo comencé siendo fan de esta gente, iba a los conciertos, a las openings y les decía «lo que tú haces es increíble» y luego por fin nos hicimos amigos. Trato de evitar trabajar con mis amigos pero eso es bullshit, mientras el arte sea bueno, no importa. Además, conocerlos me ha ayudado a darle forma al concepto del show: he estado en el mismo cuarto cuando Fabrizio Moretti o cuando Beck está haciendo sus impresiones; me doy cuenta que no son diletantes, no es que estén metiendo los deditos en otro lado para experimentar y luego regresen a la seguridad de la música que es el mundo donde los conocen. Cuando Fabrizio está dibujando, se olvida del músico. 

¿Por qué La Migra?

Porque esta vez se invirtieron los papeles, nosotros somos los inmigrantes: los americanos llegando a Mexico, City. También estamos migrando de disciplinas de la música, de la patineta o de la actuación al arte visual. 

¿Y tú eres migrante?

Yo soy un inmigrante confundido porque cuando estoy en EUA soy venezolano, cuando estoy en Venezuela, soy americano. Siempre voy a ser inmigrante. 

¿Inadaptado?

Completamente. Sólo me he adaptado a ser inadaptado: peripatético y patético. 

¿Cómo haces la conexión entre música y arte?

El arte visual tiene su música propia y la música tiene el elemento visual que es muy importante. En mi grupo yo tengo el control del paquete: el álbum, el libro vienen siempre vestidos con su arte, es muy importante. Nunca le doy mi álbum a otro diseñador. Es una cosa integral a la música.

33186Devendra Banhart
Devendra Banhart (Foto: Felipe Luna)

¿Ayudan las drogas a la creatividad?

No tiene nada que ver. Como dijo Dalí, él es la droga. Yo no fumo marihuana, no puedo. Fumé demasiado y ya no necesito más; tengo un camello en el estómago de todo lo que me metí de joven. Pero ese es el concepto que la gente tiene de mí y es mi culpa porque me divertí demasiado. Lo único que tomé en serio fue hacer música, lo demás todavía no lo tomo en serio. 

¿De dónde viene tu influencia psicodélica?

De despertarme en Mexico, City un lugar muy psicodélico (bromea sin reir). Pero mira, yo me visto de negro, no sé de dónde viene esta vaina de psicodélico, sólo tengo un video que podría ser considerado psicodélico (Carmensita) pero en realidad es la celebración de una cultura muy colorida, que tiene una mitología muy exótica que la gente no está acostumbrada a ver. La gente le da una interpretación pero para mí es una cosa súper tradicional, de abuelito, no psicodélica. 

¿Qué caracteriza a nuestra época en cuanto a la creatividad?

Nosotros tenemos la oportunidad de usar el pasado como una librería. Tenemos la oportunidad de ser antropofágicos, caníbales culturales, gente que puede implementar en su arte pedazos de historia, siempre a través de filtros individuales. Sin embargo, nunca he querido vivir en otro tiempo. 

¿Cuál fue la primera imagen que te motivó a hacer arte?

Las esculturas gordas de Botero y las pinturas de Rufino Tamayo. A mi abuela le gustaba mucho el arte y cuando estaba muy joven en Venezuela me enseñó un libro de Tamayo y eso me cambió la perspectiva. Me di cuenta que el arte no tiene que ser sólo una imagen para poner en la oficina del dentista, es una cosa que da luz a las cosas más obscuras de nuestro espíritu. 

¿Crees que tu arte trascienda en el tiempo?

El mejor arte no tiene fecha de caducidad. Pero quién sabe, tal vez sean huevos podridos mañana, pero lo que me importa es ahorita. 

A Devendra le gustan sus tacos de ojo y de lengua
PARA VER ESTE VIDEO DEBES VOLTEAR LA CABEZA A LA DERECHA

Galería Vice, Mérida 109, Roma, 5533 8564, lun-vie 11-18 hrs, entrada libre.