Visita un spa con tu hija

Un momento de relax para ambas

¿Hace cuanto que no encuentras el tiempo para un masajito, un manicure, un pedicure o una sesión de aromaterapia? A las mujeres nos encanta consentirnos… pero también a las niñas. Así que, en este mes de las madres, si tienes una hija, en vez de buscar la primera oportunidad para escaparte de ella para buscar un momento de relax y apapacho, aprovecha una tarde o un fin de semana para que tú y tu hija pasen unas horas juntas… ¡en un spa!

Ahora bien: también aplica para los papás (porque funciona sólo en pares del mismo sexo: papá-hijo, mamá-hija, por aquello de los vestidores).

57818Nada como un buen masaje
Nada como un buen masaje (Getty)

Para ello, una de las varias –y buenas– opciones en nuestra ciudad es el  Remède Spa del hotel St. Regisun espacio sosegado con una gran vista de la ciudad. Como en cualquier spa, es necesario que hagas una cita, especifiques que es un plan con tu [email protected] y ser muy puntual porque, de otra forma, te restan el tiempo. Aun si llegas con la presión de tener el tiempo encima, te relajarás poco a poco. Y en cuanto tengan las batas puestas, los guiarán a una cabina doble –nunca te separan de tu [email protected] en donde les preguntarán qué tipo de masaje les gustaría: suave, medio o fuerte.

De su elección depende el tipo de aroma y esencias que les apliquen; por ejemplo, el suave es de esencia de mandarina. En camas de masajes distintas, pero, reitero, siempre en la misma cabina, cada quien recibirá su masaje de 60 minutos. 

Mi hija me confesó que nunca había estado en un lugar tan silencioso, a pesar de la música de fondo. Ella no cerró los ojos porque imaginó que un extraterrestre de muchas manos estaba en el lugar (estábamos en la penumbra), y después no paraba de reír. Se sentía algo más que consentida y súper relajada. Al terminar pidió un té de menta y prometió que volvería. 

Para los chilanguitos (de 5 a 12 años) sólo hay una restricción: no pueden visitar las zonas húmedas, es decir, cuarto de vapor, sauna y jacuzzi. Tampoco deben separarse de ti dentro del área de vestidores. 

Después de recibir cualquier tratamiento, y ¡vaya que esto les completa el día a los chamacos! puedes nadar en el agua templada (28 grados centígrados) de su alberca, mientras miras la ciudad México por sus ventanales. Así que no olvides empacar ambos trajes de baño ni sus chanclas. 

Ojo: Desde el 22 de abril y hasta el 28 de junio Remède Spa ofrecerá un masaje personalizado de 60 minutos y un facial ($3,000) para madres e hijas. Y los papás que vayan con su chilanguito recibirán un masaje deportivo ($3,000).

Las niñas de 5 a 12 años tienen otras opciones: manicure y pedicure ($700).

Remede Spa
Piso 15 del Hotel The St. Regis México
Paseo de la Reforma 439, Cuauhtémoc 
5228 1828
lun-sáb 9-21 hrs, dom 10-19 hrs