De Ensenada al DF

Una historia sabrosa: La Guerrerense

Una visita al puesto de Doña Sabina Bandera es casi una obligación para cualquier persona que ponga un pie en Ensenada, Baja California.  Su carreta de mariscos, conocida con cariño como “La Guerrerense”, es un clásico para desayunar (cuando el desayuno te agarra por ahí de las once de la mañana o a medio día) mariscos, con más de veinte años de tradición. 

Doña Sabina tiene una colección de feligreses, algunos locales, otros turistas y otros famosos en el ámbito gastronómico como Anthony Bourdain (que la visitó mientras grababa un programa en el destino), Aquiles Chávez y sus vecinos del restaurante Manzanilla, Benito Molina y Solange Muris. 

6139-http://www.youtube.com/watch?v=0n3xBdTj3CM

Para abrir boca, la segunda edición de Mesaamérica trasladó las especialidades de La Guerrense -con todo y Doña Sabina- para un brunch en la terraza del Condesa DF: tostatidas de erizo, almejas pismo -gigantes y carnosas- en su concha, ceviches, salsas -señoras salsas- y champaña fueron parte del menú que se sirvió como bienvenida a los cocineros locales y extranjeros que darán vida a la propuesta de Mesaamérica este año. 

La reputación de Doña Sabina logró su cometido: el lugar estuvo a reventar desde las once de la mañana y casi 300 invitados probaron las especialidades de La Baja. 

Más sobre Mesaamérica 2013: aquí