Supermodel

Disco: Supermodel
Artista: Foster the People
Género: Rock
Origen: Estados Unidos
Formato: CD, digital download, Vinyl
Disquera: Columbia
Año:

Por: Omar Morales @OmarInMorales

Críticos y reseñistas han sido severos con el segundo disco de Foster the People. Severos e injustos, creo yo. Supermodel es un disco de mayor peso y densidad que su antecesor, Torches, y quizá lo que muchos esperaban era continuidad de ligereza. Pero no, el joven trío californiano decidió complicarse la carrera y hacer un disco cargado de angustias existenciales.

En la portada del disco se puede leerMe lo comí todo, plástico, diamantes y arsénico cubierto de azúcar mientras bailábamos en miel y sal del mar salpicadas de laxantes… Y en el segundo track de Supermodel se escucha¿Es ésta la vida que has estado esperando? ¿O tienes la esperanza de que estarás donde quieres con un poco más? Bueno, pregúntate si es ésta la vida que has estado esperando.

Al parecer Mark Foster dejó de preocuparse por las cuentas y comenzó a pensar en los dilemas del ser en la segunda década del siglo XXI. Según sus palabras Supermodel está dedicado al lado oscuro del capitalismo, a los likes y retweets como monedas de cambio y vitaminas para la autoestima, a la necesidad de ocultar nuestras verdaderas personalidades y vivir en constantes pasarelas, al artificio de las redes sociales, a la adicción por el reconocimiento y aprobación públicas… En resumen, Mr. Foster hizo del segundo disco de su exitosa banda un libro de autoayuda disfrazado de rock pop.

Ignoro y poco me importa si las reflexiones hipermodernas de Mark Foster son genuinas, mi ocupación está en la musicalidad y sonoridad de Supermodel y ambas están sólidamente construidas. La grabación, mezcla y producción son impecables, y el grupo desarrolló considerablemente sus capacidades como instrumentistas, compositores y arreglistas. De hecho las bases musicales fueron trabajadas y registradas previo a la escritura de las letras y ese cuidado estructural de las piezas se refleja en la fluidez y precisión de las canciones. Novedoso no es, pero el hecho de que incluyeran instrumentos de diversa índole y origen (vibráfono, clavicordio, percusiones, cuerdas y metales) enriqueció sin caer en barroquismos la paleta sonora del disco.

Podremos o no estar de acuerdo con las letras, pero la habilidad de Mark Foster para acomodar las palabras en pegajosas estrofas pop es innegable. En ese sentido Supermodel es un disco engañoso y lleno de contrastes, el sentido de la música apunta hacia el juego cuando las letras pretenden ser profundas y reflexivas. 

Los cambios que Foster the People le ha hecho a su apariencia musical son riesgosos, más no radicales (y me declaro fanático y entusiasta de los riesgos musicales). En Supermodel pudieron seguir la ruta trazada por Torches: un disco festivo, ligero, relajado y divertido. Pero ya sea por intención o incapacidad lo que les ha salido es un disco que no engancha a la primera, pero que si es escuchado con atención puede llegar a enredar en su maraña pop. 

Musicalmente Supermodel es un disco más elaborado que Torches, con menos electrónica y más distorsión, menos máquinas y más humanos. Si “Pumped up kicks” fue el pináculo de la fiesta, “Are you what you want to be?” es la peor de las resacas (escalofríos y arrepentimiento incluidos). Mis favoritas del disco: “Are you what you want to be?”, “Ask yourself” y “Best friend”.