Que dicen que México ya es una potencia del arte contemporáneo

Debaten en mesa redonda Todo Sobre Arte

Nuestro país ya puede ser considerado como una potencia en el arte porque ya tiene un vocabulario artístico propio, una generación de artistas que están llamando la atención de compradores en todo el mundo, galerías y museos de primer nivel y ferias como Zona Maco, esta semana en el Centro Banamex.

En la conferencia “Todo sobre arte” en el Hotel Sheraton Mexico City María Isabel, en Polanco, cuatro especialistas le entraron duro al tema de si México ha vivido un boom del arte contemporáneo en las últimas dos décadas. En el panel estuvieron la galerista Patricia Conde, el artista visual Edgar Orlaineta, la curadora y directora de la fundación Casa Wabi, Patricia Martín y el director artístico de Zona Maco, Pablo Del Val. La discusión, abierta al público, estuvo muy bien moderada por el escritor y periodista Julio Patán.

Según explicaron, la clave para lograr todo esto empezó con lograr un clima propicio para la creación: “Al artista se le apoya con publicaciones, con becas, con créditos de producción, con financiar cosas que pueden ser absolutamente delirantes para cualquier mortal, pero que son fundamentales para el proceso de crecimiento creativo del artista”, opinó Pablo Del Val.

Sumemos a esto la operación de galerías de vanguardia, que hay ya artistas destacados internacionalmente y obras producidas ex profeso para las ferias de arte -como la propia Zona Maco- con la interacción coleccionistas, críticos, prensa especializada y el público en general. “Aunque vayan a tomarse la selfie como [con Kusama] en el Tamayo”, dijo el artista Edgar Orlaineta. “A mí me tocó una generación a la que nos ha ayudado la tecnología y el internet, lo que hizo algunas cosas más fáciles como la comunicación y la posibilidad de viajar (…) Yo creo que hay un auge [de lo mexicano] no tanto porque hayamos mejorado los artistas sino porque ahora es más fácil que el mundo se fije en México“. 

Sin embargo, la discusión se puso más sabrosa cuando entraron al espinoso tema de la compra-venta de arte. “Nos podríamos gastar en una subasta el presupuesto anual de la Secretaría de Marina“, aseguró Patricia Martín. “Todos dicen que qué maravilla y qué lindo. Cuando a un extranjero le preguntas de un fotógrafo mexicano te menciona a Álvarez Bravo. Pero él ya murió”, dijo por su parte Patricia Conde, quien dirige una galería especializada en este género. “Si hablamos de auge económico en el arte en México, yo no estoy de acuerdo, cuando menos en mi ramo”. 
 
84491Fue parte de una serie de eventos abiertos al público en el Sheraton
Fue parte de una serie de eventos abiertos al público en el Sheraton (Cortesía)
 
Orlaineta confirmó que en México hay un par de galerías muy poderosas con proyección internacional muy importante, “pero en esto el gobierno no tiene nada que ver. Los museos están abiertos como nunca y exponen a gente muy joven –y eso yo lo veo tanto bueno como malo– pero por lo menos hay esta apertura, hay curadores con mucha influencia pero, finalmente lo que manda es la obra y el artista”. Sin embargo, el director artístico de Zona Maco, Pablo Del Val, difiere un poco: “Obviamente eso ocurre, pero hay una realidad: está manipulado aquí y en China. Porque al fin y al cabo una galería expone una cuadrilla de productos y esos productos los tiene que vender”.
 
“Incluso hay un par de artistas mexicanos que toman el teléfono y le dicen a Enrique Peña Nieto o a Barack Obama ‘quiero verte ahorita’ y que manipulan absolutamente todo lo que pasa en una esfera a partir de ahí”, agregó Patricia Martín, en uno de los mejores momentos de la noche. “Son los Octavio Paz reloaded en el arte, y aunque esto se está empezando a atomizar, que Cuauhtémoc Medina y Gabriel Orozco son los polos en los que se maneja el arte desde hace tiempo y que la colección Jumex ha hecho un contrapeso más o menos, hay que decirlo”. 

Finalmente, Del Val concluyó con que, para él, hay un avance muy importante en nuestro país para reconocer al artista como motor de nuestra sociedad: “Creo que hay dinero para bien y para mal –porque México es un país con unas diferencias económicas salvajes– y mayor motivo para que la gente con dinero haga conciencia en que ellos son eslabones necesarios para crear un caldo de cultivo en el que de las nuevas generaciones salgan artistas con proyección”.