Incondicionales del whisky

Famosos cautivados por bourbon y scotch

El whisky es una bebida que unifica criterios. Adorado desde hace mucho tiempo por sus fieles consumidores, reúne en sus fila de bebedores a personalidades de los más diversos orígenes, culturas e ideologías. La mayoría de sus fieles consumidores coinciden en que es el mejor cierre para un largo día. Servirse un whisky en las rocas es un momento de relajación casi zen.

Aunque también es una bebida presente en la fiesta, tiene un aire de ritual personal. Más allá de que sea mezclado, de una malta, bourbon o scotch, el whisky es que la experiencia de beberlo tenga como único objetivo disfrutar de cada trago.

Aquí los famosos que rinden culto a este histórico destilado. 

Frank Sinatra

Era muy común ver que Sinatra afinar garganta bebiendo en su camerino. Su favorito era el bourbon Jack Daniel’s y dejó constancia pues en su biografía  se menciona que solía beber religiosamente catorce medidas diarias de Jack Daniels. Tanto era su gusto por este whiskey americano, que solía decir poéticamente: “le gustaba de embalsamarse en ríos de anestesia ámbar”, claro que si traducimos su  artística metáfora deducimos que se ponía tremendas guarapetas para olvidar el dolor de concierto en concierto.

62603Sinatra
Sinatra (JhonnieWalker.com)

Humphrey Bogart

Adorador de scotch hasta la idolatría, pasó gran parte de su vida buscando el “Blend perfecto” que pudiera rescatarlo de su desconsuelo y hallar el sentido de las cosas. Tanto les gustaba el whisky a Bogart y a su amigo el director y empedernido bebedor John Houston, que cuando filmaban “La reina africana”, Katherine Hepburn escribió en sus memorias que todo el equipo de filmación enfermó de cólera y que solo Bogart y Houston no enfermaron porque jamás tomaban agua, solo whisky hasta para enjuagarse los dientes. Su marca favorita era el North Port, aunque si era scotch le entraba a lo que hubiera.

Sean Connery

Podría sonar obvio que a un actor de origen escocés y unos de los James Bond que más gustaron en los años 1960 y 70, fuera un asiduo bebedor de scotch, pero contra todos los pronósticos, resulta que bebe un bourbon americano que todos hemos probado, de batalla pero cumplidor: Jim Beam. Seguramente sus cuates y familia no compartían ese singular gusto por el destilado en su versión americana.

Lady Gaga

Lo conoces por:  Cantante pop.

Salió con un vestido de carne y desafía a todos los diseñadores contemporáneos con los vestuarios utilizados en cada presentación. Esta excéntrica cantante pop, tiene un gusto bastante normalito para el chupe. Pues ha declarado a diversos medios que no hay nada como un buen trago de Jamenson. Este whisky irlandés ‘blended’ (mezclado) es uno de los más vendidos del mundo, pero daca vez que Lady Gaga los menciona las ventas aumentan considerablemente. 

62605Botellas
Botellas (Getty Images)

Haruki Murakami

Lo conoces por: Es el autor de la novela Baila, baila, baila.

El conocido escritor japonés no solo hace que sus personajes beban whisky, sino también sus lectores. Fanático del jazz y asiduo bebedor de scotch, Murakami ha contribuido a que una marca un tanto olvida como Cutty Sark sea revalorada y cada vez más bebida alrededor del mundo, ello gracias a que frecuentemente lo menciona en sus libros y al culto a la bebida que le hace cuando le dedica una frase a este destilado: “No hay mal whisky. Sólo hay algunos whiskies que no son tan buenos como los demás” (citado del libro ‘El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas’).

Hunter S. Thompson

Lo conoces por: Ser el escritor de “Fear and Loathing in Las Vegas”. 

El creador del llamado ‘periodismo gonzo’ (el que elimina la delgada línea entre sujeto-objeto, ficción-no ficción, objetividad y subjetividad, y planteó la experimentación periodística bajo el influjo de muchas sustancias que más que simples estimulantes se convertían en el “combustible de la creación”). Le entraba al Chivas Regal con agua mineral con casi a diario.

Johnnie Depp

Lo conoces por: Porque siempre será el joven manos de tijera.

El multifacético  actor, al que algunos consideran talentoso y otros solo lo ven ‘carita’, llena su vaso con la marca de su tocayo Johnnie Walker y elige la etiqueta de acuerdo al ‘mood’ en el que ande. Es tanto el entusiasmo de Depp por el whisky que en una entrevista afirmó querer ser enterrado en un barril de whisky, para que todos puedan tomar una buena copa para despedirlo.

Y como no somos nadie para contradecir a George Bernard Shaw estamos de acuerdo en que: “El whisky es luz del sol en estado líquido”