El Cleptómano

Lo que muchos hacemos

pero que tememos de la borrachera

 

El perfil de este borracho:

Goza de ser el centro de atención en toda reunión amistosa, es más , se cree el protagonista estelar de la bolita y podría hasta hacer un guión cinematográfico de cómo quisiera que fuera su vida. La borrachera es lo suyo, aprovecha este momento como el ideal para estar en los reflectores sociales. Vive la vida con intensidad, no deja pasar ninguna oportunidad. Es tanto su adicción a los placeres instantáneos que nunca piensa en las consecuencias.

 

Escena del crimen

Roba. Ni se da cuenta que podría llegar a ser una enfermedad psicológica, simplemente disfruta tomar cosas que no le corresponden como:

-Cono de tránsito: este imperdible objeto de color naranja fluorescente es de los favoritos. Lo usan de sombrero, o simplemente es gracioso tomarlo y dejarlo en la cajuela del coche.

-el cenicero: Aunque esté en los quince del hijo de la chacha, toma el cenicero que dice con tipografía cursiva “Feliz XI Israel”. Lo tiene dentro de su colección y disfruta platicar la historia del objeto.

-señalizaciones: sean de la vía pública o de un lugar en específico, este borracho las toma sin permiso para después decorar su cuarto. ¡OSO!

-el arbolito de navidad del jardín del vecino: a pesar de que apenas y lo puede cargar, entre carcajadas lo arrastra hasta su puerta para así decorar la entrada de su casa.

 

Al día siguiente…

Busca desesperadamente pistas en las fotos de la noche anterior, para recrear la escena del crimen y resolver el enigma de la existencia del objeto ajeno en su posesión. En algunos casos decide quedárselo como souvenir y en muchos otros los desecha cuidadosamente.